Radioterapia para el cáncer de próstata

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

La radioterapia usa dosis altas de radiación, como los rayos X, para destruir células cancerosas. La radiación daña el material genético de las células de modo que no pueden multiplicarse. Aunque la radiación daña las células normales así como las células cancerosas, las células normales pueden repararse a sí mismas y funcionar, mientras que las células cancerosas no pueden hacerlo.

La radioterapia puede usarse sola o en combinación con tratamiento hormonal para tratar el cáncer de próstata . Es más eficaz en el tratamiento de cánceres que no se han propagado fuera de la próstata. Pero también puede usarse si el cáncer se ha propagado a tejido cercano. La radiación a veces se usa después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa restante y para aliviar el dolor debido al cáncer metastásico.

La radiación se administra de una de dos maneras.

  • La radioterapia de rayos externos usa una máquina grande que apunta con un haz de radiación al tumor. Después de que se identifica la zona del cáncer, se le pone en la piel un tatuaje de tinta no más grande que la punta de un lápiz de modo que pueda apuntarse el haz de radiación en el mismo lugar para cada tratamiento. Esto ayuda a enfocar el haz en su cáncer para proteger de la radiación al tejido sano de alrededor. Los tratamientos de radiación externa suelen hacerse 5 días a la semana por un período de 4 a 9 semanas. Si el cáncer se ha propagado a los huesos, pueden administrarse períodos más breves de tratamiento a zonas específicas para aliviar el dolor.
    • La radioterapia conformada (3D-CRT, por sus siglas en inglés) utiliza un sistema de planificación tridimensional para dirigir una dosis potente de radiación al cáncer de próstata. Esto ayuda a proteger el tejido sano de la radiación.
    • La radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por sus siglas en inglés) utiliza una cantidad de radiación cuidadosamente ajustada. Esto protege tejidos sanos mejor que la radioterapia conformada.
    • La terapia de protones usa un tipo diferente de energía (protones) en vez de rayos X. Esto permite una cantidad más alta de radiación dirigida específicamente, lo cual protege tejidos sanos cercanos (especialmente el recto). En ocasiones, la terapia de protones se combina con la terapia de rayos X. Solamente está disponible en grandes centros médicos.
  • La braquiterapia, o terapia de radiación interna, usa docenas de semillas diminutas que contienen material radiactivo. Puede usarse para tratar el cáncer de próstata en una etapa inicial. Se usan agujas para introducir las semillas a través de la piel en la próstata. El cirujano usa una ecografía para ubicar la próstata y guiar las agujas.
    • La braquiterapia de alta tasa de dosis (HDR, por sus siglas en inglés) usa material radiactivo que se coloca en la próstata por un período de tiempo muy breve (de segundos a minutos) antes de extraerse. La radiación se administra de este modo varias veces.
    • La braquiterapia de baja tasa de dosis (LDR, por sus siglas en inglés) usa una dosis más baja de material radiactivo que se deja en el lugar permanentemente.

A veces, el tratamiento combina braquiterapia con radiación externa de dosis baja. En otros casos, el tratamiento combina cirugía con radiación externa o puede usarse terapia hormonal junto con la braquiterapia.

Antes de programar la radioterapia, probablemente su médico solicite una gammagrafía ósea y una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) para detectar si el cáncer se ha propagado a otras partes del cuerpo. Si esto ha ocurrido, su médico puede ofrecerle la opción de participar en un ensayo clínico como tratamiento.

Qué esperar después del tratamiento

Es posible que los efectos secundarios tengan lugar por solo lo que dure el tratamiento o que continúen y se vuelvan crónicos. Algunos efectos secundarios ocurren después del tratamiento, como los problemas de erección. Para algunos hombres, este problema empeora gradualmente a lo largo de varios años después del tratamiento.

Cuando la radioterapia se da como tratamiento principal para los hombres que tienen cáncer de próstata que no se ha propagado fuera de la próstata (cáncer de próstata localizado), los efectos secundarios pueden incluir:

  • Cambios en la piel causados por la radioterapia de rayos externos. Por ejemplo, podría verse como una quemadura solar en la piel donde se apuntó la radiación.
  • Sentirse muy cansado (fatiga) o no tener demasiado apetito.
  • Problemas urinarios, como tener ardor al orinar, necesitar orinar a menudo o con urgencia o pasar sangre con la orina.
  • Problemas intestinales, como dolor rectal, diarrea, sangre en las heces y escape de heces por el recto.
  • Problemas de erección que se desarrollan con el tiempo, a menudo varios años después de la radiación.

Los efectos secundarios pueden ser diferentes para la radiación usada después de la cirugía para el cáncer de próstata o para el cáncer que se ha propagado a otras partes del cuerpo (cáncer de próstata metastásico).

Hable con alguien en su equipo de tratamiento si desea una lista completa de los efectos secundarios. Y cuando note algún efecto secundario, asegúrese de informar del mismo a su equipo de tratamiento. Es posible que tengan ideas que le ayudarán a sentirse mejor.

Por qué se hace

La radioterapia se usa para:

  • El cáncer que no se ha propagado en hombres de más de 70 años de edad.
  • El cáncer que se ha propagado a los huesos, que no está mejorando con tratamiento hormonal y que está causando dolor.
  • El cáncer que ha reaparecido en la próstata después de la cirugía.
  • Las células cancerosas que pueden quedar después de la cirugía, especialmente si no puede extirparse todo el cáncer.

Eficacia

Para los hombres con cáncer de próstata localizado, la radiación funciona aproximadamente tan bien como la cirugía (prostatectomía radical). Con cualquiera de los tratamientos, la probabilidad de que se propague el cáncer es baja. Un estudio examinó a hombres que tuvieron cáncer de próstata localizado y encontró que el riesgo de morir era muy bajo y aproximadamente el mismo, independientemente de la alternativa que eligieran. nota 1

Para tratar el cáncer de próstata avanzado que se ha extendido más allá de la próstata pero que no ha llegado a los ganglios linfáticos ni a los huesos, la radiación con rayos externos combinada con terapia hormonal puede funcionar mejor que la cirugía. Este tratamiento a menudo resulta en el control del crecimiento del cáncer y en muchos años de supervivencia sin la enfermedad. nota 2

La radioterapia también funciona bien para tratar el dolor cuando el cáncer de próstata se ha extendido al hueso. nota 3

Riesgos

La radioterapia para el cáncer de próstata puede aumentar el riesgo de un hombre de tener otro cáncer más adelante en la vida, como cáncer de vejiga o rectal.

Para los hombres con cáncer de próstata de alto riesgo, se administra radioterapia junto con terapia hormonal. La terapia hormonal tiene efectos secundarios, como pérdida de densidad ósea y masa muscular. También puede aumentar el riesgo de fracturas óseas, diabetes y enfermedad cardíaca.

Para pensar

La meta de la radioterapia es administrar la dosis más alta posible a la próstata mientras se protege el resto de los órganos cercanos (como la vejiga y el recto) de radiación innecesaria. Los métodos más novedosos de administración de radiación, como la 3D-CRT, la IMRT y la terapia de protones, son más precisos. Esto ha ayudado a reducir los problemas causados por la radiación.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hamdy FC, et al. (2016). 10-year outcomes after monitoring, surgery, or radiotherapy for localized prostate cancer. New England Journal of Medicine, 375(15): 1415-1424. DOI: 10.1056/NEJMoa1606220. Accessed November 3, 2016.
  2. National Cancer Institute (2012). Prostate Cancer Treatment (PDQ)-Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/prostate/HealthProfessional.
  3. D'Amico AV, et al. (2012). Radiation therapy for prostate cancer. In AJ Wein et al., eds., Campbell-Walsh Urology, 10th ed., vol. 3, pp. 2850-2872. Philadelphia: Saunders.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Christopher G. Wood, MD, FACS - Urología, Oncología

Richard M. Hoffman, MD, MPH - Medicina interna

Revisado3 mayo, 2017