Información sobre estos medicamentos

¿Qué es lo más importante que debe saber acerca de sus medicamentos?

Asegúrese de que conoce cada uno de los medicamentos que toma. Esto incluye por qué lo toma, cómo lo toma y qué puede esperar cuando lo toma, así como cualquier precaución sobre el medicamento.

La información que aquí se ofrece es general. Asegúrese de leer toda la información que vino con el medicamento. Si tiene cualquier pregunta o inquietud, hable con su médico o farmacéutico.

¿Para qué se utilizan los reductores del ácido?

Los reductores del ácido pueden usarse para:

  • Tratar la enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD, por sus siglas en inglés).
  • Tratar las úlceras.
  • Ayudar a prevenir problemas en personas que están en riesgo de tener úlceras, como aquellas que toman AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) a largo plazo y aquellas que están hospitalizadas.

¿Cuáles son algunos ejemplos de reductores del ácido?

Aquí hay algunos ejemplos de los dos tipos de reductores del ácido: bloqueadores H2 e inhibidores de la bomba de protones (PPI, por sus siglas en inglés). Para cada medicamento en la lista, se indica primero el nombre genérico, seguido de los nombres de marca.

Bloqueadores H2

  • cimetidina (Tagamet)
  • famotidina (Pepcid)
  • nizatidina (Axid)
  • ranitidina (Zantac)

Inhibidores de la bomba de protones

  • esomeprazol (Nexium)
  • lansoprazol (Prevacid)
  • omeprazol (Prilosec, Zegerid)
  • pantoprazol (Protonix)
  • rabeprazol (Aciphex)

Esta no es una lista completa de los reductores del ácido.

¿Cómo funcionan los reductores del ácido?

Los reductores del ácido disminuyen la cantidad de ácido que produce el estómago. Esto puede ayudar a proteger del daño el esófago, el estómago y los intestinos. También puede ayudar a sanar el daño causado por una úlcera o por inflamación del esófago (esofagitis) .

¿Hay efectos secundarios?

Todos los medicamentos pueden causar efectos secundarios. Muchas personas no experimentan efectos secundarios. Y los efectos secundarios de menor importancia a veces desaparecen después de un tiempo.

Pero, en ocasiones, los efectos secundarios pueden ser problemáticos o pueden ser serios.

  • Bloqueadores H2. A veces pueden causar dolores de cabeza, mareo, diarrea o estreñimiento, o náuseas y vómito.
  • Inhibidores de la bomba de protones. Los dolores de cabeza y la diarrea son los efectos secundarios más comunes. Usar PPI por un tiempo prolongado puede aumentar su riesgo de infecciones o de fracturas óseas.

Si está teniendo problemas con efectos secundarios, hable con su médico. Él o ella tal vez pueda reducir la dosis o recetarle un medicamento diferente.

Asegúrese siempre de que recibe información específica sobre el medicamento que está tomando. Para obtener una lista completa de efectos secundarios, revise la información que se adjunta con el medicamento que usted usa. Si tiene preguntas, hable con su médico o farmacéutico.

Precauciones para los reductores del ácido

Las precauciones generales para todos los medicamentos incluyen las siguientes:

  • Reacciones alérgicas: Todos los medicamentos pueden causar una reacción. Esto a veces puede ser una emergencia. Antes de tomar cualquier medicamento nuevo, informe a su médico o farmacéutico sobre cualquier reacción alérgica que haya tenido en el pasado.
  • Interacciones entre medicamentos: En ocasiones, un medicamento puede impedir que otro medicamento funcione bien. O usted podría experimentar un efecto secundario que no esperaba. Los medicamentos también pueden interactuar con determinados alimentos o bebidas, como el jugo de toronja (pomelo) y el alcohol. Algunas interacciones pueden ser peligrosas.
  • Daño a bebés en gestación y recién nacidos: Si está embarazada, intentando quedar embarazada o amamantando, pregúntele a su médico o farmacéutico si alguno de los medicamentos que toma podría causarle daño a su bebé.
  • Otros problemas de salud: Antes de tomar un medicamento, asegúrese de que su médico o farmacéutico conozca todos sus problemas de salud. Otros problemas de salud podrían afectar el medicamento. O el medicamento para un problema de salud podría afectar a otro problema de salud.

Informe siempre a su médico o farmacéutico acerca de todos los medicamentos que toma. Esto incluye medicamentos tanto recetados como de venta libre, vitaminas, suplementos y hierbas. Esta información ayudará a prevenir problemas graves.

Asegúrese siempre de que recibe información específica sobre el medicamento que está tomando. Para obtener una lista completa de precauciones, revise la información que se adjunta con el medicamento que usted usa. Si tiene preguntas, hable con su médico o farmacéutico.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Arvydas D. Vanagunas, MD - Gastroenterología

Revisado5 mayo, 2017