Reemplazo de la válvula aórtica por catéter

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

El reemplazo de la válvula aórtica por catéter (TAVR, por sus siglas en inglés) es una manera de sustituir la válvula aórtica sin una cirugía a corazón abierto. Este procedimiento se hace para tratar la estenosis valvular aórtica .

Con frecuencia, el TAVR se realiza a través de una incisión (corte) en la ingle. Pero, en ocasiones, se hace un pequeño corte en el pecho. El médico usa un tubo llamado catéter e instrumentos que caben dentro del catéter. El médico introduce el catéter en un vaso sanguíneo y lo mueve a través del vaso sanguíneo hasta llegar al corazón. La válvula artificial cabe dentro del catéter. Entonces, el médico lleva la nueva válvula al interior de la válvula aórtica dañada. La válvula artificial se expande y toma el lugar de la válvula dañada.

Es posible que le administren anestesia general , que le hace dormir durante la cirugía. O podrían darle un sedante para ayudarle a relajarse.

Para ver si TAVR pudiera ser una opción para usted, un equipo de médicos confirmará muchas cosas sobre su corazón y su salud en general. Juntos pueden decidir si quiere hacerse el procedimiento.

  • TAVR puede ser una opción para usted si no puede someterse a una cirugía a corazón abierto debido a otras afecciones de salud. También puede elegirlo si tiene un riesgo alto de problemas graves por operarse.
  • Hable con sus médicos sobre los posibles beneficios y riesgos para usted.
  • También hable con sus médicos sobre sus metas para el tratamiento. Sus opiniones personales son tan importantes como la evidencia médica al decidir si se va a someter a TAVR.

Qué esperar después del tratamiento

Probablemente permanezca en el hospital por algunos días.

  • Mientras está en el hospital, sus médicos y enfermeras lo observarán para ver cómo está funcionando la válvula nueva.
  • En el hospital le darán información acerca de alimentación, actividades y medicamentos.
  • Necesitará acudir a controles regulares con su médico. Cuando salga del hospital, es posible que el médico le dé un medicamento para prevenir coágulos de sangre para que lo tome por unos meses.

Asegúrese de informar a todos sus médicos y a su dentista de que tiene una válvula aórtica artificial. Esto es importante porque es posible que tenga que tomar antibióticos antes de ciertos procedimientos para prevenir una infección en el corazón.

Por qué se hace

TAVR se hace para tratar el estrechamiento (estenosis) de la válvula aórtica. Esta es la válvula entre su corazón y el vaso sanguíneo (la aorta) que transporta sangre al cuerpo. TAVR también puede hacerse para reemplazar una válvula aórtica artificial.

Este procedimiento podría hacerse para una persona que no puede operarse o que tiene un alto riesgo de problemas serios a causa de una cirugía. Por ejemplo, podría ser una opción si no está lo suficientemente sano para una cirugía a corazón abierto. nota 1

Eficacia

Este procedimiento puede ayudar a las personas que tienen estenosis aórtica a sentirse mejor y vivir más tiempo. nota 2

Para las personas que pueden reemplazarse la válvula ya sea mediante cirugía o TAVR, ambos tratamientos tienen la misma eficacia para ayudarlas a sentirse mejor y vivir más tiempo. nota 3 , nota 4 , nota 5

Pero lo bien que este procedimiento funcione depende de varias cosas, como, por ejemplo, otros problemas de salud que tenga una persona. Estos incluyen otros problemas cardíacos. Los médicos todavía están informándose sobre quién podría beneficiarse más de TAVR.

TAVR generalmente funciona mejor para las personas que tienen síntomas causados por la estenosis y no por otros problemas cardíacos, como insuficiencia cardíaca o fibrilación auricular . nota 4 , nota 5

Dado que TAVR es un tratamiento más moderno, los médicos todavía no saben cuáles son los beneficios o los riesgos a largo plazo. Tampoco saben cuánto tiempo duran las válvulas. Pero las investigaciones indican que funcionan bien por al menos 5 años. nota 6

Lo que las cifras nos dicen sobre los beneficios

Vida más prolongada: Las investigaciones indican que las personas que se someten a TAVR pueden vivir más tiempo que las personas con estenosis que no se someten a un reemplazo de la válvula aórtica.

  • Con TAVR, aproximadamente 69 de cada 100 personas están vivas después de 1 año. Esto significa que aproximadamente 31 de cada 100 personas no lo están. nota 7 Después de 3 años, aproximadamente 46 de cada 100 personas están vivas, y 54 de cada 100 no lo están. nota 8
  • Sin un reemplazo de la válvula aórtica, aproximadamente 50 de cada 100 personas están vivas después de un 1 año. Esto significa que aproximadamente 50 de cada 100 personas no lo están. nota 7 Después de 3 años, aproximadamente 19 de cada 100 personas están vivas, y 81 de cada 100 no lo están. nota 8

Alivio de los síntomas: TAVR puede ayudar a aliviar los síntomas de la estenosis de la válvula aórtica. Este beneficio parece durar por al menos 5 años. nota 6

  • Con TAVR, aproximadamente 75 de cada 100 personas tienen síntomas leves de estenosis aórtica o ningún síntoma dentro de 1 año. Esto significa que aproximadamente 25 de cada 100 personas tienen síntomas moderados o graves. nota 7
  • Sin un reemplazo de la válvula, aproximadamente 42 de cada 100 personas tienen síntomas leves de estenosis aórtica o ningún síntoma dentro de 1 año. Esto significa que aproximadamente 68 de cada 100 personas tienen síntomas moderados o graves. nota 7

Riesgos

TAVR no comprende una cirugía a corazón abierto. Pero el procedimiento sí tiene riesgos significativos. Algunos riesgos duran un breve tiempo. Otros son a largo plazo.

Los riesgos incluyen:

  • Bloqueo cardíaco. Este es un problema con el sistema eléctrico en el corazón. Puede provocar una frecuencia cardíaca baja. Si esto ocurre, una persona puede necesitar un marcapasos permanente.
  • Lesión al vaso sanguíneo que se usa para colocar el catéter en el corazón.
  • Problemas serios de sangrado.
  • Daño al corazón causado por el catéter.
  • Ataque cardíaco.
  • Ataque cerebral.
  • Muerte.

Para pensar

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Hable con sus médicos acerca de sus metas para el tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Otto CM, et al. (2017). 2017 ACC expert consensus decision pathway for transcatheter aortic valve replacement in the management of adults with aortic stenosis. Journal of the American College of Cardiology, 69(10): 1313-1346. DOI: 10.1016/j.jacc.2016.12.006. Accessed March 30, 2017.
  2. Kim CA, et al. (2014). Functional status and quality of life after transcatheter aortic valve replacement: A systematic review. Annals of Internal Medicine, 160(4): 243-254.
  3. Smith CR, et al. (2011). Transcatheter versus surgical aortic-valve replacement in high-risk patients. New England Journal of Medicine, 364(23): 2187-2198. DOI: 10.1056/NEJMoa1103510. Accessed March 26, 2015.
  4. Mack MJ, et al. 5-year outcomes of transcatheter aortic valve replacement or surgical aortic valve replacement for high surgical risk patients with aortic stenosis (PARTNER1): A randomised controlled trial. Lancet. Published online March 15, 2015. DOI: 10.1016/ S0140-6736(15)60308-7. Accessed March 25, 2015.
  5. Adams DH, et al. (2014). Transcatheter aortic-valve replacement with a self-expanding prosthesis. New England Journal of Medicine, 370(19): 1790-1798. DOI: 10.1056/NEJMoa1400590. Accessed March 26, 2015.
  6. Kapadia SR, et al. (2015). 5-year outcomes of transcatheter aortic valve replacement compared with standard treatment for patients with inoperable aortic stenosis (PARTNER1): A randomised controlled trial. Lancet. Published online March 15, 2015. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(15)60290-2. Accessed March 25, 2015.
  7. Leon MB, et al. (2010). Transcatheter aortic-valve implantation for aortic stenosis in patients who cannot undergo surgery. New England Journal of Medicine, 363(17): 1597-1607. DOI: 10.1056/NEJMoa1008232. Accessed October 21, 2010.
  8. Kapadia SR, et al. (2014). Long-term outcomes of inoperable patients with aortic stenosis randomly assigned to transcatheter aortic valve replacement or standard therapy. Circulation, 130(17): 1483-1492. DOI: 10.1161/CIRCULATIONAHA.114.009834. Accessed March 25, 2015.

Otras obras consultadas

  • Arnold SV, et al. (2014). Predictors of poor outcomes after transcatheter aortic valve replacement. Circulation, 129(25): 2682-2690. DOI: 10.1161/CIRCULATIONAHA.113.007477. Accessed March 25, 2015.
  • Holmes DR Jr, et al. (2012). 2012 ACCF/AATS/SCAI/STS Expert consensus document on transcatheter aortic valve replacement. Journal of the American College of Cardiology, 59(13): 1200-1254.
  • Kapadia SR, et al. (2015). 5-year outcomes of transcatheter aortic valve replacement compared with standard treatment for patients with inoperable aortic stenosis (PARTNER1): A randomised controlled trial. Lancet. Published online March 15, 2015. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(15)60290-2. Accessed March 25, 2015.
  • Khatri PJ, et al. (2013). Adverse effects associated with transcatheter aortic valve implantation: A meta-analysis of contemporary studies. Annals of Internal Medicine, 158(1): 35-46.
  • Nishimura RA, et al. (2014). 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, published online March 3, 2014. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000031. Accessed May 1, 2014.
  • Nishimura RA, et al. (2017). 2017 AHA/ACC focused update of the 2014 AHA/ACC guideline for the management of patients with valvular heart disease. Circulation, published online March 15, 2017. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000503. Accessed March 15, 2017.
  • Otto CM, et al. (2017). 2017 ACC expert consensus decision pathway for transcatheter aortic valve replacement in the management of adults with aortic stenosis. Journal of the American College of Cardiology, 69(10): 1313-1346. DOI: 10.1016/j.jacc.2016.12.006. Accessed March 30, 2017.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Elizabeth T. Russo, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado John A. McPherson, MD, FACC, FSCAI - Cardiología

Revisado5 octubre, 2017