Reparación endovascular para un aneurisma aórtico abdominal

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

Una reparación endovascular es un procedimiento para corregir un aneurisma aórtico en el abdomen. Se llama endovascular porque un médico repara el aneurisma desde el interior del vaso sanguíneo dañado (la aorta).

Esta no es una cirugía. Es un procedimiento mínimamente invasivo. Podría usarse anestesia local o general.

El médico hace uno o dos cortes (incisiones) en la zona de la ingle. Se introducen tubos flexibles pequeños, llamados catéteres, dentro de las arterias en la zona de la ingle. El médico pone un tinte dentro de las arterias. Durante el procedimiento, el tinte permitirá visualizar la aorta en imágenes radiográficas.

El médico usa los catéteres para mover un tubo artificial, llamado endoprótesis cubierta, por las arterias hasta que llega a la aorta. El médico expande la endoprótesis cubierta dentro del aneurisma. Luego, el médico adhiere la endoprótesis al vaso sanguíneo. Cuando la endoprótesis cubierta está en su lugar, el médico retirará los catéteres y los alambres. Usará puntos de sutura para cerrar las incisiones en la zona de la ingle. Después del procedimiento, la sangre pasa por la endoprótesis en la aorta sin presionar el aneurisma.

Qué esperar después del tratamiento

Probablemente pase de 1 a 3 días en el hospital. Usted puede prever que le duelan los cortes (incisiones) en la ingle por entre 1 y 2 semanas.

Tal vez se sienta más cansado que de costumbre por entre 1 y 2 semanas después del procedimiento. Es posible que pueda hacer muchas de sus actividades habituales después de 1 o 2 semanas. Pero probablemente necesitará hasta 4 semanas para recuperarse del todo. Es posible que necesite ausentarse del trabajo por al menos 1 o 2 semanas. Esto depende del tipo de trabajo que haga y de cómo se sienta.

Necesitará hacerse pruebas con regularidad, como una tomografía computarizada o una ecografía , para revisar si hay problemas con la endoprótesis. nota 1 Podría tener que hacerse la prueba una o más veces durante el primer año después del procedimiento. Luego se hará la prueba una vez al año de por vida. nota 2

Por qué se hace

La reparación de un aneurisma aórtico suele recomendarse si el aneurisma corre el riesgo de reventarse (romperse). Los aneurismas aórticos que son grandes, que causan síntomas o que se agrandan rápidamente se consideran con riesgo de romperse.

En los hombres, suele recomendarse la reparación para un aneurisma aórtico abdominal que tenga un diámetro de 5.5 cm o más. En las mujeres, es posible que se recomiende la reparación para aneurismas más pequeños. nota 3

Su médico colaborará con usted para decidir qué tipo de cirugía de reparación, abierta o endovascular, es adecuada para usted. Su médico verificará: nota 1

  • La forma y la ubicación del aneurisma.
  • Su edad y salud en general, para asegurarse de que esté lo suficiente saludable para una cirugía.
  • Si puede y está dispuesto a hacerse las pruebas anuales que se necesitan después de la reparación endovascular. Las pruebas se hacen con menos frecuencia después de una cirugía abierta de reparación.

Eficacia

Cuando un aneurisma aórtico corre el riesgo de romperse, o de reventarse, los beneficios de reparar el aneurisma pueden superar los riesgos. Reparar el aneurisma reduce el riesgo de ruptura y puede ayudar a la persona a vivir más tiempo. Reparar un aneurisma aórtico más pequeño, el cual no tiene un riesgo tan alto de ruptura, no ayuda a que una persona viva más tiempo. nota 4

Riesgos

Una reparación endovascular no es una cirugía abierta. Por lo tanto, no tiene los riesgos ni las complicaciones de una cirugía mayor, y el tiempo de recuperación es más corto. Pero hay un riesgo más alto de que necesite otro procedimiento o cirugía. nota 5

Alrededor de 1 o 2 de cada 100 personas mueren durante la cirugía o dentro de los 30 días después de la cirugía. nota 4

Las complicaciones incluyen sangrado, infección y problemas con la endoprótesis cubierta. Una complicación común es un derrame alrededor de la endoprótesis cubierta. Aproximadamente 15 de cada 100 personas tienen un problema que requiere un segundo procedimiento o cirugía. nota 6

Para pensar

Al tomar la decisión de repararse un aneurisma aórtico, usted y su médico considerarán los beneficios en comparación con los riesgos. Para algunas personas, el procedimiento de reparación endovascular no es posible, pero la cirugía abierta de reparación podría ser una opción.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration o FDA, por sus siglas en inglés) otorgó una autorización previa al lanzamiento al mercado para las endoprótesis cubiertas en 1999. En 2001, la FDA emitió una Notificación de Salud Pública para dos de estos dispositivos: Ancure System (Guidant) y AneuRx System (Medtronic AVE). Se reportaron casos de problemas de colocación, que estuvieron asociados con paredes arteriales dañadas, con Ancure System. Problemas como derrames, desplazamiento fuera de lugar, roturas de suturas, desgarro del tejido y deficiente colocación de la endoprótesis se reportaron para AneuRx System. Dado que solo un pequeño número de personas con estos dispositivos han tenido estos problemas, los dispositivos se siguen usando. Pero el Ancure System no se ha fabricado desde 2003. Si tiene uno de estos sistemas colocado, hable con su médico.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Rooke TW, et al. (2011). 2011 ACCF/AHA Focused update of the guideline for the management of patients with peripheral artery disease (updating the 2005 guideline): A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Journal of the American College of Cardiology, 58(19): 2020-2045.
  2. Braverman AC, et al. (2012). Diseases of the aorta. In RO Bonow et al., eds., Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine, 9th ed., vol. 2, pp. 1309-1337. Philadelphia: Saunders.
  3. Hirsch AT, et al. (2006). ACC/AHA 2005 practice guidelines for the management of patients with peripheral arterial disease (lower extremity, renal, mesenteric, and abdominal aortic): A collaborative report from the American Association for Vascular Surgery/Society for Vascular Surgery, Society for Cardiovascular Angiography and Interventions, Society for Vascular Medicine and Biology, Society of Interventional Radiology, and the ACC/AHA Task Force on Practice Guidelines (Writing Committee to Develop Guidelines for the Management of Patients With Peripheral Arterial Disease): Endorsed by the American Association of Cardiovascular and Pulmonary Rehabilitation; National Heart, Lung, and Blood Institute; Society for Vascular Nursing; TransAtlantic Inter-Society Consensus; and Vascular Disease Foundation. Circulation, 113(11): e463-e654.
  4. Lederle FA, et al. (2007). Systematic review: Repair of unruptured abdominal aortic aneurysm. Annals of Internal Medicine, 146(10): 735-41. DOI: 10.7326/0003-4819-146-10-200705150-00007. Accessed December 22, 2016.
  5. De Bruin JL, et al. (2010). Long-term outcomes of open or endovascular repair or abdominal aortic aneurysm. New England Journal of Medicine, 362(20): 1881-1889.
  6. Chaikof EL, et al. (2009). Care of patients with an abdominal aortic aneurysm: Society for Vascular Surgery practice guidelines. Journal of Vascular Surgery, 50(4, Suppl): S2-S49.

Otras obras consultadas

  • Patel R, et al. (2016). Endovascular versus open repair of abdominal aortic aneurysm in 15-years' follow-up of the UK endovascular aneurysm repair trial 1 (EVAR trial 1): A randomised controlled trial. Lancet, 388(10058): 2366-2374. DOI: 10.1016/S0140-6736(16)31135-7. Accessed January 25, 2017.
  • Rooke TW, et al. (2011). 2011 ACCF/AHA Focused update of the guideline for the management of patients with peripheral artery disease (updating the 2005 guideline): A report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Journal of the American College of Cardiology, 58(19): 2020-2045.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Jeffrey J. Gilbertson, MD - Cirugía vascular

Revisado20 marzo, 2017