Ruptura del tendón de Aquiles: ¿Debería operarme?

Saltar a la barra de navegación

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Ruptura del tendón de Aquiles: ¿Debería operarme?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Someterse a cirugía por un tendón de Aquiles roto.
  • Tratar la ruptura con un yeso o un aparato ortopédico (inmovilización).

Puntos clave para recordar

  • Usted puede tratar una ruptura del tendón de Aquiles con cirugía o utilizando un yeso, una tablilla (férula), un aparato ortopédico, una bota ortopédica u otro dispositivo que evita que se muevan la pierna y el tobillo (inmovilización).
  • Tanto la cirugía como la inmovilización suelen ser exitosas. Es menos probable que haya otra ruptura después de una cirugía que después de una inmovilización. Pero la inmovilización tiene menos riesgos adicionales.
  • El éxito de su cirugía depende de muchos factores, lo que incluye la gravedad del daño en el tendón, la rapidez con que se opere después de la ruptura, lo pronto que comience un programa de rehabilitación y lo bien que siga ese programa.
  • Si usted es joven o físicamente activo en los deportes, el trabajo o el hogar, suele aconsejarse la cirugía. Si es mayor o poco activo, suele aconsejarse la inmovilización.
PMCs

¿Qué es el tendón de Aquiles y qué es la ruptura del tendón de Aquiles?

El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Es el tendón más grande del cuerpo humano y le permite ponerse de puntillas al caminar. Soporta una gran cantidad de fuerza con cada movimiento del pie.

Una ruptura del tendón de Aquiles sucede cuando el tendón se desgarra completamente en dos. Cuando esto sucede, la pierna puede debilitarse y podría resultarle difícil caminar. Es posible que no pueda ponerse de puntillas.

¿Cuál es la eficacia de los tratamientos?

La cirugía es el tratamiento más común para la ruptura del tendón de Aquiles. Se vuelven a unir los extremos desgarrados del tendón. Puede realizarse con una incisión grande (cirugía abierta) o muchas incisiones más pequeñas (cirugía percutánea).

El tratamiento no quirúrgico empieza con la inmovilización de la pierna. Esto evita que usted mueva la pierna y el tobillo para que los extremos del tendón de Aquiles puedan volverse a unir y cicatrizar. Es posible que se use para esto un yeso, una tablilla (férula), un aparato ortopédico, una bota ortopédica u otro dispositivo.

A menudo, tanto la inmovilización como la cirugía son exitosas. Ambas ayudan a que el tendón cicatrice. Es menos probable que suceda otra ruptura después de la cirugía que después de la inmovilización, pero la inmovilización tiene menos riesgos adicionales.

El éxito de la cirugía depende de:

  • La experiencia de su cirujano.
  • El tipo de cirugía al que usted se someta (cirugía percutánea o abierta).
  • La gravedad del daño en el tendón.
  • La rapidez con que se opere después de la ruptura.
  • Lo pronto que comience el programa de rehabilitación después de la cirugía.
  • Lo bien que siga su programa de rehabilitación.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

Los riesgos de la cirugía son similares, ya sea que se someta a una cirugía percutánea o a una cirugía abierta. El mayor riesgo de los dos tipos de cirugía es la infección de la herida. Es más común con la cirugía abierta. Su riesgo también puede cambiar en función de si usted comienza a caminar y a usar el pie poco después de la cirugía en lugar de esperar más tiempo. Esto se llama movilización temprana.

El pequeño riesgo de otras complicaciones es casi igual con la cirugía abierta o la cirugía percutánea, y la mayoría de los problemas desaparecen con el tiempo. Estas complicaciones incluyen dolor, retraso en la curación de la herida, daño nervioso y problemas de cicatrización.

¿Cuáles son los riesgos de la inmovilización?

Con la inmovilización, el mayor riesgo es que el tendón vuelva a romperse.

Como con la cirugía, también hay riesgo de dolor leve y daño temporal en los nervios cuando se usa la inmovilización con un yeso o un aparato ortopédico. También hay un riesgo muy bajo de trombosis venosa profunda o daño permanente en los nervios con el tratamiento no quirúrgico.

¿Qué nos indican los números sobre el tratamiento para una ruptura del tendón de Aquiles?

Resultados del tratamiento para una ruptura del tendón de Aquiles*
Resultados del tratamiento Con cirugía para la reparación Con inmovilización (sin cirugía)
Ningún problema de dolor, con los zapatos o al caminar después de 1 año 73 de cada 100 51 de cada 100
Vuelta a los deportes al nivel anterior a la lesión en 1 a 2 años 69 de cada 100 68 de cada 100
Nueva rotura del tendón en 1 a 2 años 5 de cada 100 12 de cada 100
Infección profunda de la herida 2 a 3 de cada 100 0 de cada 100

*Basado en la mejor evidencia disponible (calidad de la evidencia: dudosa a no concluyente )

Efectos sobre el dolor y la actividad

Cuando se trata de reducir los problemas de dolor, al calzar zapatos y al caminar, la cirugía puede ayudar más que el tratamiento con un yeso o un aparato ortopédico. (La calidad de la evidencia en cuanto a esto es no concluyente ).

  • De cada 100 personas que se operan, 73 no tendrán problemas 1 año después. Esto significa que 27 de cada 100 aún tendrán problemas.
  • De cada 100 personas que no se operan, 51 no tendrán ningún problema 1 año después. Esto significa que 49 de cada 100 aún tendrán problemas.

Cuando se trata de ayudar a las personas a volver a sus actividades deportivas al nivel al que estaban antes de que se lesionasen, los resultados son casi iguales con o sin cirugía. (La calidad de la evidencia en cuanto a esto es dudosa ).

  • De cada 100 personas que se operan, 69 volverán a su nivel normal de actividad deportiva en 1 a 2 años. Esto significa que 31 de cada 100 no lo harán.
  • De cada 100 personas que no se operan, 68 volverán a su nivel normal de actividad deportiva en 1 a 2 años. Esto significa que 32 de cada 100 no lo harán.

Riesgo de una nueva ruptura del tendón

Sin importar el tipo de tratamiento que usted tenga, existe la posibilidad de que su tendón de Aquiles vuelva a romperse. La evidencia sugiere que esto es menos probable con una cirugía. (La calidad de la evidencia en cuanto a esto es dudosa ).

Tome un grupo de 100 personas que tienen una ruptura del tendón de Aquiles .

  • Con cirugía, 5 de cada 100 personas volverán a romperse el tendón en 1 a 2 años. Esto significa que 95 de cada 100 no lo harán.
  • Sin cirugía, 12 de cada 100 personas volverán a romperse el tendón en 1 a 2 años. Esto significa que 88 de cada 100 no lo harán.

Infección después de la cirugía

A veces, la cirugía del tendón de Aquiles puede causar una infección profunda en el pie o la pierna. (La calidad de la evidencia en cuanto a este riesgo es dudosa ).

De cada 100 personas que se operan, de 2 a 3 tendrán una infección profunda . Esto significa que 97 a 98 no la tendrán.

Para entender la evidencia

Algunos tipos de evidencia son mejores que otros. La evidencia proviene de estudios que analizan la eficacia y la seguridad de tratamientos y pruebas. Por muchas razones, algunos estudios son más confiables que otros. Mientras mejor sea la evidencia -más alta sea su calidad- más podemos confiar en ella.

La información incluida aquí se basa en la mejor evidencia disponible. nota 1 , nota 2 La evidencia se clasifica usando cuatro niveles de calidad: alta, moderada, dudosa y no concluyente .

Otra cosa que hay que entender es que la evidencia no puede predecir lo que sucederá en su caso. Cuando la evidencia nos dice que 2 de cada 100 personas que se hacen una prueba o un tratamiento determinados pueden tener un resultado determinado y que 98 de cada 100 pueden no tenerlo, no hay manera de saber si usted será uno de los 2 o uno de los 98.

¿Por qué podría su médico recomendarle una cirugía para la ruptura del tendón de Aquiles?

Su médico podría recomendarle que se opere si:

  • Usted es físicamente activo en los deportes, en el trabajo o en el hogar.
  • Usted tiene un trabajo que requiere fuerza en la pierna.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?

















¿Cuáles son los beneficios?

















¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?

















Someterse a una cirugía para la ruptura del tendón de Aquiles Someterse a una cirugía para la ruptura del tendón de Aquiles
  • Es muy probable que usted regrese a su hogar el mismo día de la cirugía.
  • Después de la cirugía, usará un yeso o una bota ortopédica de 6 a 12 semanas.
  • Si trabaja sentado, puede volver a trabajar después de 1 a 2 semanas. Si trabaja de pie, es posible que necesite de 6 a 8 semanas antes de poder volver.
  • Su tiempo de recuperación total puede ser de hasta 6 meses.
  • La cirugía repara el tendón y hace que otra ruptura sea menos probable.
  • Puede volver a trabajar y retomar sus actividades cotidianas más pronto que con la inmovilización.
  • Todas las cirugías tienen riesgos, incluidos sangrado e infección. Su edad y su salud también pueden aumentar su riesgo.
  • Es posible que tenga:
    • Dolor leve y daño temporal en los nervios.
    • Riesgo bajo de trombosis venosa profunda o daño permanente en los nervios.
    • Riesgo bajo de repetición de la ruptura del tendón.
Tratar la ruptura con un yeso o un aparato ortopédico (inmovilización) Tratar la ruptura con un yeso o un aparato ortopédico (inmovilización)
  • Usará un yeso, una tablilla (férula), un aparato ortopédico, una bota ortopédica u otro dispositivo durante varios meses.
  • Su tiempo de recuperación total puede ser de hasta 6 meses.
  • La inmovilización le permite evitar la cirugía y el riesgo de infección de la herida.
  • Es posible que tenga:
    • Repetición de la ruptura del tendón.
    • Pérdida de fuerza en la pierna.
    • Dolor leve y daño temporal en los nervios.
    • Un riesgo muy pequeño de trombosis venosa profunda o de daño permanente en los nervios.

Historias personales acerca de la cirugía para la ruptura del tendón de Aquiles

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Me rompí el tendón de Aquiles jugando al básquetbol, y así y todo, perdimos. He hablado con mi médico acerca de esto y él recomienda que me opere, ya que quiero seguir jugando al básquetbol y hago muchas otras actividades. Me someteré a cirugía abierta porque eso parece ser lo mejor para no tener otra ruptura. Soy consciente de que hay una mayor probabilidad de infección de la herida, pero vale la pena el riesgo. No quiero que se me vuelva a romper el tendón de Aquiles, y, a decir verdad, realmente no me preocupan las infecciones.

Carlo, 34 años

En realidad no sé cómo sucedió, pero me rompí el tendón de Aquiles. Supongo que a veces una simple acción puede romperlo. No me gusta la idea de operarme, así que voy a probar con un yeso y un buen programa de rehabilitación. Aunque me gusta salir a caminar, de ninguna manera soy deportista, así que mi médico dice que probablemente no debería preocuparme por volver a rompérmelo.

Marian, 55 años

¡Y yo creía que mis días de lesiones habían terminado! Dejé de hacer deportes hace un tiempo, pero todavía arbitro partidos de fútbol de niños pequeños. En el último que arbitré, ¡zas!, se me rompió el tendón de Aquiles. Ahora tengo que decidir qué hacer. No soy demasiado activa, pero todavía me gusta estar en movimiento. Además estoy llegando al punto en el que me molestan las cirugías y las posibles complicaciones, pero por otro lado, realmente no quiero tener otra ruptura. Mi médico me dijo que conoce un cirujano que tiene mucha experiencia en un tipo de cirugía que no requiere un corte grande; creo que se llama cirugía percutánea. Se supone que esta cirugía repara firmemente el tendón, pero tiene menor riesgo de complicaciones. Eso me parece bien, especialmente porque el cirujano tiene mucha experiencia.

Brandi, 45 años

Empecé a trotar de nuevo después de unos cuantos años y a la semana, ¡pum! Se me rompió el tendón de Aquiles. ¡Qué mala suerte! Mi médico dice que la cirugía no sería un problema, ya que soy joven y tengo buena salud, pero sencillamente me molesta operarme. Preferiría tener un yeso, incluso si mi médico dice que con una operación tengo menos riesgo de que vuelva a suceder. Pero aprendí la lección. Después de que me saquen el yeso, prestaré más atención al precalentamiento y a comenzar lentamente con nuevas actividades. No seré de esas personas que vuelven a tener una ruptura después de usar un yeso.

Fred, 33 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para elegir la cirugía para un tendón de Aquiles roto

Motivos para elegir un yeso o un aparato ortopédico (inmovilización) para tratar un tendón de Aquiles roto

No quiero arriesgarme a tener otra ruptura de tendón.

Estoy dispuesto a correr el riesgo de tener otra ruptura de tendón si esto implica no someterme a cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi trabajo requiere que tenga piernas fuertes.

Mi trabajo no requiere que tenga piernas fuertes.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupan los riesgos de la cirugía.

Me preocupan los riesgos de la cirugía.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Soy una persona activa y quiero seguir así.

No soy muy activo en mi vida diaria, y ser activo no es tan importante para mí.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Quiero retomar mis niveles normales de actividad tan pronto como sea posible.

No me molesta el tiempo de recuperación prolongado.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Cirugía

Inmovilización (sin cirugía)

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1, Tengo menos probabilidades de tener otra ruptura del tendón si me opero que si me colocan un yeso o un aparato ortopédico.
2, La cirugía tiene algunos riesgos que la inmovilización no tiene.
3, Mi trabajo requiere caminar mucho. La inmovilización me ofrece una mayor probabilidad de volver a hacer eso sin problemas.

Decida cuál es el siguiente paso

1, ¿Entiende usted las opciones que tiene?
2, ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?
3, ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión  

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos  

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar  

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Créditos
Autor El personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado David Bardana, MD, FRCSC - Cirugía ortopédica, Medicina Deportiva

Referencias
Citas bibliográficas
  1. American Academy of Orthopaedic Surgeons (2009). Diagnosis and Treatment of Acute Achilles Tendon Rupture: Guideline and Evidence Report. Available online: http://www.aaos.org/research/guidelines/atrguideline.asp.
  2. Khan RJK, Smith RLC (2010). Surgical interventions for treating acute Achilles tendon ruptures. Cochrane Database of Systematic Reviews (9).
Otras obras consultadas
  • Khan RJK, Smith RLC (2010). Surgical interventions for treating acute Achilles tendon ruptures. Cochrane Database of Systematic Reviews (9).
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Ruptura del tendón de Aquiles: ¿Debería operarme?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Someterse a cirugía por un tendón de Aquiles roto.
  • Tratar la ruptura con un yeso o un aparato ortopédico (inmovilización).

Puntos clave para recordar

  • Usted puede tratar una ruptura del tendón de Aquiles con cirugía o utilizando un yeso, una tablilla (férula), un aparato ortopédico, una bota ortopédica u otro dispositivo que evita que se muevan la pierna y el tobillo (inmovilización).
  • Tanto la cirugía como la inmovilización suelen ser exitosas. Es menos probable que haya otra ruptura después de una cirugía que después de una inmovilización. Pero la inmovilización tiene menos riesgos adicionales.
  • El éxito de su cirugía depende de muchos factores, lo que incluye la gravedad del daño en el tendón, la rapidez con que se opere después de la ruptura, lo pronto que comience un programa de rehabilitación y lo bien que siga ese programa.
  • Si usted es joven o físicamente activo en los deportes, el trabajo o el hogar, suele aconsejarse la cirugía. Si es mayor o poco activo, suele aconsejarse la inmovilización.
PMCs

¿Qué es el tendón de Aquiles y qué es la ruptura del tendón de Aquiles?

El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Es el tendón más grande del cuerpo humano y le permite ponerse de puntillas al caminar. Soporta una gran cantidad de fuerza con cada movimiento del pie.

Una ruptura del tendón de Aquiles sucede cuando el tendón se desgarra completamente en dos. Cuando esto sucede, la pierna puede debilitarse y podría resultarle difícil caminar. Es posible que no pueda ponerse de puntillas.

¿Cuál es la eficacia de los tratamientos?

La cirugía es el tratamiento más común para la ruptura del tendón de Aquiles. Se vuelven a unir los extremos desgarrados del tendón. Puede realizarse con una incisión grande (cirugía abierta) o muchas incisiones más pequeñas (cirugía percutánea).

El tratamiento no quirúrgico empieza con la inmovilización de la pierna. Esto evita que usted mueva la pierna y el tobillo para que los extremos del tendón de Aquiles puedan volverse a unir y cicatrizar. Es posible que se use para esto un yeso, una tablilla (férula), un aparato ortopédico, una bota ortopédica u otro dispositivo.

A menudo, tanto la inmovilización como la cirugía son exitosas. Ambas ayudan a que el tendón cicatrice. Es menos probable que suceda otra ruptura después de la cirugía que después de la inmovilización, pero la inmovilización tiene menos riesgos adicionales.

El éxito de la cirugía depende de:

  • La experiencia de su cirujano.
  • El tipo de cirugía al que usted se someta (cirugía percutánea o abierta).
  • La gravedad del daño en el tendón.
  • La rapidez con que se opere después de la ruptura.
  • Lo pronto que comience el programa de rehabilitación después de la cirugía.
  • Lo bien que siga su programa de rehabilitación.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía?

Los riesgos de la cirugía son similares, ya sea que se someta a una cirugía percutánea o a una cirugía abierta. El mayor riesgo de los dos tipos de cirugía es la infección de la herida. Es más común con la cirugía abierta. Su riesgo también puede cambiar en función de si usted comienza a caminar y a usar el pie poco después de la cirugía en lugar de esperar más tiempo. Esto se llama movilización temprana.

El pequeño riesgo de otras complicaciones es casi igual con la cirugía abierta o la cirugía percutánea, y la mayoría de los problemas desaparecen con el tiempo. Estas complicaciones incluyen dolor, retraso en la curación de la herida, daño nervioso y problemas de cicatrización.

¿Cuáles son los riesgos de la inmovilización?

Con la inmovilización, el mayor riesgo es que el tendón vuelva a romperse.

Como con la cirugía, también hay riesgo de dolor leve y daño temporal en los nervios cuando se usa la inmovilización con un yeso o un aparato ortopédico. También hay un riesgo muy bajo de trombosis venosa profunda o daño permanente en los nervios con el tratamiento no quirúrgico.

¿Qué nos indican los números sobre el tratamiento para una ruptura del tendón de Aquiles?

Resultados del tratamiento para una ruptura del tendón de Aquiles*
Resultados del tratamiento Con cirugía para la reparación Con inmovilización (sin cirugía)
Ningún problema de dolor, con los zapatos o al caminar después de 1 año 73 de cada 100 51 de cada 100
Vuelta a los deportes al nivel anterior a la lesión en 1 a 2 años 69 de cada 100 68 de cada 100
Nueva rotura del tendón en 1 a 2 años 5 de cada 100 12 de cada 100
Infección profunda de la herida 2 a 3 de cada 100 0 de cada 100

*Basado en la mejor evidencia disponible (calidad de la evidencia: dudosa a no concluyente )

Efectos sobre el dolor y la actividad

Cuando se trata de reducir los problemas de dolor, al calzar zapatos y al caminar, la cirugía puede ayudar más que el tratamiento con un yeso o un aparato ortopédico. (La calidad de la evidencia en cuanto a esto es no concluyente ).

  • De cada 100 personas que se operan, 73 no tendrán problemas 1 año después. Esto significa que 27 de cada 100 aún tendrán problemas.
  • De cada 100 personas que no se operan, 51 no tendrán ningún problema 1 año después. Esto significa que 49 de cada 100 aún tendrán problemas.

Cuando se trata de ayudar a las personas a volver a sus actividades deportivas al nivel al que estaban antes de que se lesionasen, los resultados son casi iguales con o sin cirugía. (La calidad de la evidencia en cuanto a esto es dudosa ).

  • De cada 100 personas que se operan, 69 volverán a su nivel normal de actividad deportiva en 1 a 2 años. Esto significa que 31 de cada 100 no lo harán.
  • De cada 100 personas que no se operan, 68 volverán a su nivel normal de actividad deportiva en 1 a 2 años. Esto significa que 32 de cada 100 no lo harán.

Riesgo de una nueva ruptura del tendón

Sin importar el tipo de tratamiento que usted tenga, existe la posibilidad de que su tendón de Aquiles vuelva a romperse. La evidencia sugiere que esto es menos probable con una cirugía. (La calidad de la evidencia en cuanto a esto es dudosa ).

Tome un grupo de 100 personas que tienen una ruptura del tendón de Aquiles .

  • Con cirugía, 5 de cada 100 personas volverán a romperse el tendón en 1 a 2 años. Esto significa que 95 de cada 100 no lo harán.
  • Sin cirugía, 12 de cada 100 personas volverán a romperse el tendón en 1 a 2 años. Esto significa que 88 de cada 100 no lo harán.

Infección después de la cirugía

A veces, la cirugía del tendón de Aquiles puede causar una infección profunda en el pie o la pierna. (La calidad de la evidencia en cuanto a este riesgo es dudosa ).

De cada 100 personas que se operan, de 2 a 3 tendrán una infección profunda . Esto significa que 97 a 98 no la tendrán.

Para entender la evidencia

Algunos tipos de evidencia son mejores que otros. La evidencia proviene de estudios que analizan la eficacia y la seguridad de tratamientos y pruebas. Por muchas razones, algunos estudios son más confiables que otros. Mientras mejor sea la evidencia -más alta sea su calidad- más podemos confiar en ella.

La información incluida aquí se basa en la mejor evidencia disponible. 1 , 2 La evidencia se clasifica usando cuatro niveles de calidad: alta, moderada, dudosa y no concluyente .

Otra cosa que hay que entender es que la evidencia no puede predecir lo que sucederá en su caso. Cuando la evidencia nos dice que 2 de cada 100 personas que se hacen una prueba o un tratamiento determinados pueden tener un resultado determinado y que 98 de cada 100 pueden no tenerlo, no hay manera de saber si usted será uno de los 2 o uno de los 98.

¿Por qué podría su médico recomendarle una cirugía para la ruptura del tendón de Aquiles?

Su médico podría recomendarle que se opere si:

  • Usted es físicamente activo en los deportes, en el trabajo o en el hogar.
  • Usted tiene un trabajo que requiere fuerza en la pierna.

2. Compare sus opciones

  Someterse a una cirugía para la ruptura del tendón de Aquiles Tratar la ruptura con un yeso o un aparato ortopédico (inmovilización)
¿Qué implica generalmente?
  • Es muy probable que usted regrese a su hogar el mismo día de la cirugía.
  • Después de la cirugía, usará un yeso o una bota ortopédica de 6 a 12 semanas.
  • Si trabaja sentado, puede volver a trabajar después de 1 a 2 semanas. Si trabaja de pie, es posible que necesite de 6 a 8 semanas antes de poder volver.
  • Su tiempo de recuperación total puede ser de hasta 6 meses.
  • Usará un yeso, una tablilla (férula), un aparato ortopédico, una bota ortopédica u otro dispositivo durante varios meses.
  • Su tiempo de recuperación total puede ser de hasta 6 meses.
¿Cuáles son los beneficios?
  • La cirugía repara el tendón y hace que otra ruptura sea menos probable.
  • Puede volver a trabajar y retomar sus actividades cotidianas más pronto que con la inmovilización.
  • La inmovilización le permite evitar la cirugía y el riesgo de infección de la herida.
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • Todas las cirugías tienen riesgos, incluidos sangrado e infección. Su edad y su salud también pueden aumentar su riesgo.
  • Es posible que tenga:
    • Dolor leve y daño temporal en los nervios.
    • Riesgo bajo de trombosis venosa profunda o daño permanente en los nervios.
    • Riesgo bajo de repetición de la ruptura del tendón.
  • Es posible que tenga:
    • Repetición de la ruptura del tendón.
    • Pérdida de fuerza en la pierna.
    • Dolor leve y daño temporal en los nervios.
    • Un riesgo muy pequeño de trombosis venosa profunda o de daño permanente en los nervios.

Historias personales

Historias personales acerca de la cirugía para la ruptura del tendón de Aquiles

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Me rompí el tendón de Aquiles jugando al básquetbol, y así y todo, perdimos. He hablado con mi médico acerca de esto y él recomienda que me opere, ya que quiero seguir jugando al básquetbol y hago muchas otras actividades. Me someteré a cirugía abierta porque eso parece ser lo mejor para no tener otra ruptura. Soy consciente de que hay una mayor probabilidad de infección de la herida, pero vale la pena el riesgo. No quiero que se me vuelva a romper el tendón de Aquiles, y, a decir verdad, realmente no me preocupan las infecciones."

— Carlo, 34 años

"En realidad no sé cómo sucedió, pero me rompí el tendón de Aquiles. Supongo que a veces una simple acción puede romperlo. No me gusta la idea de operarme, así que voy a probar con un yeso y un buen programa de rehabilitación. Aunque me gusta salir a caminar, de ninguna manera soy deportista, así que mi médico dice que probablemente no debería preocuparme por volver a rompérmelo."

— Marian, 55 años

"¡Y yo creía que mis días de lesiones habían terminado! Dejé de hacer deportes hace un tiempo, pero todavía arbitro partidos de fútbol de niños pequeños. En el último que arbitré, ¡zas!, se me rompió el tendón de Aquiles. Ahora tengo que decidir qué hacer. No soy demasiado activa, pero todavía me gusta estar en movimiento. Además estoy llegando al punto en el que me molestan las cirugías y las posibles complicaciones, pero por otro lado, realmente no quiero tener otra ruptura. Mi médico me dijo que conoce un cirujano que tiene mucha experiencia en un tipo de cirugía que no requiere un corte grande; creo que se llama cirugía percutánea. Se supone que esta cirugía repara firmemente el tendón, pero tiene menor riesgo de complicaciones. Eso me parece bien, especialmente porque el cirujano tiene mucha experiencia."

— Brandi, 45 años

"Empecé a trotar de nuevo después de unos cuantos años y a la semana, ¡pum! Se me rompió el tendón de Aquiles. ¡Qué mala suerte! Mi médico dice que la cirugía no sería un problema, ya que soy joven y tengo buena salud, pero sencillamente me molesta operarme. Preferiría tener un yeso, incluso si mi médico dice que con una operación tengo menos riesgo de que vuelva a suceder. Pero aprendí la lección. Después de que me saquen el yeso, prestaré más atención al precalentamiento y a comenzar lentamente con nuevas actividades. No seré de esas personas que vuelven a tener una ruptura después de usar un yeso."

— Fred, 33 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para elegir la cirugía para un tendón de Aquiles roto

Motivos para elegir un yeso o un aparato ortopédico (inmovilización) para tratar un tendón de Aquiles roto

No quiero arriesgarme a tener otra ruptura de tendón.

Estoy dispuesto a correr el riesgo de tener otra ruptura de tendón si esto implica no someterme a cirugía.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mi trabajo requiere que tenga piernas fuertes.

Mi trabajo no requiere que tenga piernas fuertes.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

No me preocupan los riesgos de la cirugía.

Me preocupan los riesgos de la cirugía.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Soy una persona activa y quiero seguir así.

No soy muy activo en mi vida diaria, y ser activo no es tan importante para mí.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Quiero retomar mis niveles normales de actividad tan pronto como sea posible.

No me molesta el tiempo de recuperación prolongado.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

   
             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Cirugía

Inmovilización (sin cirugía)

             
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. Tengo menos probabilidades de tener otra ruptura del tendón si me opero que si me colocan un yeso o un aparato ortopédico.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Tiene razón. Usted tiene menos probabilidades de tener otra ruptura después de la cirugía que después del tratamiento con un yeso o un aparato ortopédico.

2. La cirugía tiene algunos riesgos que la inmovilización no tiene.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Tiene razón. Al igual que la mayoría de las cirugías, la cirugía del tendón de Aquiles tiene algunos riesgos que el tratamiento no quirúrgico no tiene, tales como una infección profunda de la herida.

3. Mi trabajo requiere caminar mucho. La inmovilización me ofrece una mayor probabilidad de volver a hacer eso sin problemas.

  • Verdadero
  • Falso
  • No estoy seguro
Tiene razón. Las personas que se someten a una cirugía tienen una menor probabilidad de tener problemas al caminar que aquellas personas que utilizan la inmovilización.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

         
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna
Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado David Bardana, MD, FRCSC - Cirugía ortopédica, Medicina Deportiva

Referencias
Citas bibliográficas
  1. American Academy of Orthopaedic Surgeons (2009). Diagnosis and Treatment of Acute Achilles Tendon Rupture: Guideline and Evidence Report. Available online: http://www.aaos.org/research/guidelines/atrguideline.asp.
  2. Khan RJK, Smith RLC (2010). Surgical interventions for treating acute Achilles tendon ruptures. Cochrane Database of Systematic Reviews (9).
Otras obras consultadas
  • Khan RJK, Smith RLC (2010). Surgical interventions for treating acute Achilles tendon ruptures. Cochrane Database of Systematic Reviews (9).

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.