Seguridad de los niños: Contaminación del aire

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La niebla contaminada y las partículas en suspensión (como el polen, el hollín y el polvo) son ejemplos de contaminación del aire. Los pulmones de los niños son especialmente sensibles a los efectos dañinos de la contaminación del aire, porque los niños respiran rápidamente e inhalan una alta concentración de contaminación en proporción a su peso.

Tome precauciones cuando lleve a su hijo pequeño al aire libre, especialmente para actividades físicas. Cuando los niños hacen ejercicio, respiran con más intensidad de lo normal. También respiran más por la boca que por la nariz. Esto permite que se inhale más profundamente el aire contaminado y que este llegue a los pulmones donde puede causar daño permanente.

  • No lleve a su hijo afuera cuando el índice de la calidad del aire sea 151 o superior. nota 1 Este índice a menudo se informa en las noticias. También puede encontrarlo en http://airnow.gov.
  • Salga al aire libre temprano por la mañana en el verano y los días en que pueda formarse neblina contaminada. En los días en que no corre el aire y las temperaturas suben por encima de los 90°F (32°C), los niveles de niebla contaminada generalmente alcanzan su punto máximo a mediados y finales de la tarde.
  • Manténgase alejado de áreas con tráfico denso.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Environmental Protection Agency (2011). Air Quality Index (AQI): A guide to air quality and your health. Available online: http://airnow.gov/index.cfm?action=aqibasics.aqi.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD, MPH - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado4 mayo, 2017