Síndrome de dolor regional complejo

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es el síndrome de dolor regional complejo?

El síndrome de dolor regional complejo (CRPS, por sus siglas en inglés) es un término usado para describir un grupo de afecciones dolorosas. Entre los nombres antiguos para estas afecciones se incluyen algodistrofia, causalgia y atrofia de Sudeck.

El dolor es el principal síntoma del CRPS. La mayoría de las personas tienen dolor intenso en un brazo o una pierna. Generalmente, el dolor se halla en una parte del cuerpo que usted se ha operado o donde ha sufrido una lesión. El dolor suele ser constante y puede ser fulgurante, agudo o ardiente. El dolor es mucho peor y dura mucho más tiempo de lo que usted espera para la clase de lesión que ha tenido. Es posible que algunas personas no hayan tenido una lesión ni una cirugía antes del comienzo del dolor, pero la mayoría de las personas han tenido una u otra.

Cualquier persona de cualquier edad puede tener CRPS, pero es más probable en mujeres de 40 a 60 años de edad.

EL CRPS no es igual para todas las personas. Muchas tienen síntomas leves y mejoran lentamente con el tiempo. Pero algunas personas tal vez no se recuperen y podrían quedar con dolor e incapacidad a largo plazo.

¿Cuál es la causa del CRPS?

No se comprende bien la causa del CRPS. El CRPS es una reacción del organismo después de una lesión, y la reacción es más intensa de lo que se esperaría. Esta reacción se produce en el miembro (el brazo o la pierna, generalmente) y en el cerebro. Los nervios y la piel en el brazo o la pierna se ven afectados, así como los nervios en el cerebro. El CRPS, y el dolor y la incapacidad que conlleva, es una experiencia real. El CRPS no es algo imaginario.

El dolor suele comenzar después de que un miembro o una articulación ha tenido una lesión significativa, como una fractura ósea, una herida de bala o una herida profunda. La lesión podría haber sido causada también por un accidente, una caída o una cirugía. Incluso puede haber sido causada por una lesión menor como un esguince. En aproximadamente 1 de cada 10 personas, el CRPS comienza sin un motivo aparente. nota 1

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del CRPS suelen presentarse solamente en un brazo o una pierna e incluyen:

  • Dolor que es mucho más intenso y que dura mucho más de lo usted esperaría para la clase de lesión que puede haber tenido.
  • La piel puede verse manchada o lustrosa.
  • La piel puede sentirse más caliente o más fría que en otras partes del cuerpo.
  • Hinchazón, rigidez articular, debilidad o temblor en el brazo o la pierna doloridos.
  • Sudoración, entumecimiento u hormigueo en el brazo o la pierna que duele.

Puede sentir como si el brazo o la pierna con dolor no fuera parte del cuerpo. Tal vez desee poder cortarse el miembro dolorido. Estas son sensaciones comunes en las personas que tienen CRPS.

Al igual que otras afecciones que causan dolor crónico, el CRPS también puede provocar problemas para dormir, ansiedad, altibajos anímicos, tristeza y depresión.

Cuando el dolor es extremo, algunas personas que tienen CRPS piensan en la muerte o el suicidio . Si usted o algún ser querido habla del suicido o se siente desesperanzado, consiga ayuda de inmediato.

¿Cómo se diagnostica el CRPS?

El CRPS no es común, de modo que puede ser difícil de diagnosticar.

No hay una prueba para diagnosticar el CRPS. Su médico le preguntará sobre sus síntomas y salud anterior y le hará un examen físico. El examen puede incluir palparle la piel o flexionarle las articulaciones en la zona que duele.

Su médico también podría comparar el color y la temperatura del brazo o de la pierna que duele con el miembro opuesto sano. Por ejemplo, si le duele el brazo izquierdo, su médico lo comparará con el brazo derecho.

Podrían necesitarse más pruebas para descartar otras causas posibles de su dolor y dar un diagnóstico correcto.

Dado que el CRPS puede ser difícil de diagnosticar, su médico puede sugerirle que vea a un especialista, como un neurólogo, reumatólogo o especialista en dolor.

¿Cómo se trata?

El tratamiento para el CRPS se divide en cuatro áreas:

  • Manejo del dolor
  • Rehabilitación física
  • Asesoramiento o psicoterapia
  • Educación y automanejo para el paciente

Manejo del dolor

Pueden usarse medicamentos para ayudar con el dolor del CRPS. Hay diferentes medicamentos que pueden probarse. También puede recurrir a medicamentos que le ayuden a dormir.

La medicación es solo parte del tratamiento para el dolor del CRPS. La mayoría de las personas con CRPS ven a un especialista en dolor o van a una clínica de manejo del dolor . Tal vez trabaje con diferentes personas para las diferentes partes de su plan de manejo del dolor.

Habrá veces en que su dolor parezca que se agrava. Esto se llama exacerbación del dolor y es normal en el CRPS. Una exacerbación del dolor generalmente mejora después de unos pocos días o una semana. Durante este tiempo, tal vez necesite sesiones de fisioterapia menos intensas y podría necesitar tratamiento adicional con analgésicos (medicamentos para el dolor).

Rehabilitación

Puede parecer muy extraño que el tratamiento para el CRPS comprenda mover el miembro dolorido, especialmente cuando cualquier movimiento de ese miembro le causa dolor intenso. Pero las investigaciones han demostrado que la fisioterapia y la terapia ocupacional son partes muy importantes del tratamiento para el CRPS.

La mayoría de los pacientes que tienen CRPS ven a un fisioterapeuta o a un terapeuta ocupacional (o a ambos). Es posible que este tipo de terapia ni siquiera involucre tocar el miembro dolorido, al menos al principio. Un movimiento suave del miembro y tratamiento para ayudar a que el miembro se sienta más normal (llamado desensibilización) son dos terapias que se usan para el CRPS. Después de un período de tiempo, tal vez pueda continuar a un uso más activo de su miembro dolorido, como hacer estiramientos o ejercicios con soporte de peso.

La rehabilitación también puede incluir otro tratamiento, como:

Asesoramiento

El asesoramiento para el CRPS incluye maneras para ayudarle a manejar el dolor y la incapacidad causadas por la afección. La terapia cognitivo-conductual (CBT, por sus siglas en inglés) es el tipo de asesoramiento usado más a menudo para el CRPS. La CBT puede ayudarle a:

  • Analizar -y modificar- el modo en que piensa sobre su afección.
  • Cambiar las cosas que hace (conductas) que empeoran el dolor o la incapacidad.

La CBT también incluye capacitación en:

  • Habilidades para enfrentar la adversidad.
  • Relajación.
  • Actividad y ejercicio, incluyendo tomar descansos y regular el ritmo.

Educación

Una de las mejoras cosas que puede hacer usted para manejar el CRPS es informarse lo más que pueda sobre la afección. Su médico (o médicos) debería poder ayudarle con esto. Mientras más sepa sobre lo que es el CRPS y cómo lo afecta a usted, mejor podrá ayudar en su tratamiento.

Infórmese lo más que pueda a fin de poder conocer las mejores maneras de ayudarse a mejorar.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Goebel A, et al. (2012). Complex regional pain syndrome in adults: UK guidelines for diagnosis, referral and management in primary and secondary care. London: Royal College of Physicians. Available online: http://www.rcplondon.ac.uk/sites/default/files/documents/complex-regional-pain-full-guideline.pdf.
  2. Selles RW, et al. (2008). Mirror therapy in patients with causalgia (complex regional pain syndrome type II) following peripheral nerve injury: Two cases. Journal of Rehabilitation Medicine, 40(4): 312-314.

Otras obras consultadas

  • Harden RN, et al. (2013). Complex regional pain syndrome: Practical diagnostic and treatment guidelines, 4th edition. Pain Medicine. http://rsds.org/clinical-guidelines. Accessed January 28, 2016.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Nancy E. Greenwald, MD - Medicina física y rehabilitacíon

Revisado9 octubre, 2017