Síndrome respiratorio agudo grave

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es el síndrome respiratorio agudo grave?

El síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) es una enfermedad respiratoria que comenzó a infectar a personas en partes de Asia, Norteamérica y Europa a finales del año 2002 y principios del 2003. El SARS está causado por un tipo de coronavirus que puede provocar una enfermedad de las vías respiratorias altas entre moderada y grave, como el resfriado común. A este virus se lo conoce como SARS-CoV.

Los expertos creen que el SARS pudo haberse desarrollado primero en animales dado que el virus ha sido detectado en civetas, un tipo de animal salvaje similar a un gato que se consume como manjar en China, y en otros animales. nota 1 Durante el primer brote, 8,096 personas se enfermaron del SARS y 774 murieron. nota 2

¿Cómo se transmite el SARS?

Como la mayoría de las enfermedades respiratorias, el SARS se transmite principalmente a través del contacto con saliva o gotitas de tos infectadas. Usted no puede contraer SARS de una exposición breve y casual con una persona infectada, como al pasar a alguien en la calle. Por lo general, es necesario tener contacto cercano para infectarse. El contacto cercano incluye vivir con o cuidar a una persona que tiene SARS o inhalar aire que una persona infectada ha exhalado. Sin embargo, bajo determinadas condiciones, el SARS se ha transmitido dentro de un edificio de apartamentos y a trabajadores de la salud. Los brotes de SARS no parecen ser estacionales.

Una infección puede ocurrir después de:

  • Compartir comida o bebida con una persona infectada.
  • Abrazar o besar a una persona que tiene SARS.
  • Tener contacto cercano con una persona infectada.
  • Hacer que las pequeñas gotas entren en contacto con sus manos al tocar superficies u objetos contaminados y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Es posible que el SARS pueda transmitirse de otras maneras, como al tocar objetos contaminados con las heces de una persona infectada. Esto puede ocurrir si las personas no se lavan las manos después de usar el baño.

La enfermedad no parece transmitirse de la madre al bebé durante el parto. nota 1

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas principales son fiebre, tos seca, falta de aire o dificultad para respirar. Una persona con SARS también puede tener dolor de cabeza, dolores musculares, dolor de garganta, fatiga y diarrea. Una persona mayor puede sentir malestar general y perder el apetito pero no tener fiebre. nota 1 Para algunas personas, los síntomas empeoran con rapidez, lo que requiere hospitalización.

El período de incubación -el tiempo que transcurre desde que la persona se expone al SARS por primera vez hasta la aparición de los síntomas- suele ser de 3 a 7 días, pero podría llegar a ser tanto como 10 días. Los expertos opinan que una persona solo puede transmitir la enfermedad a otros cuando tiene síntomas. Como medida de precaución, sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que las personas que tienen SARS permanezcan en casa, a excepción de las visitas al médico, hasta 10 días después de que los síntomas hayan desaparecido.

Si usted cree que puede tener SARS, asegúrese de llamar al médico antes de acudir al consultorio para un chequeo. El médico tendrá que asegurarse de que usted no infecte a otras personas.

¿Cómo se diagnostica el SARS?

El médico puede sospechar que usted tiene SARS si presenta fiebre y o bien ha viajado a una zona afectada por el SARS o en los últimos 10 días o ha estado cerca de una persona que tiene SARS.

El médico puede solicitar varias pruebas para determinar la causa de sus síntomas. Puede hacerse una radiografía del tórax si usted tiene falta de aire o tos. Puede usarse una muestra de sangre, una muestra de esputo o un frotis nasal para detectar bacterias o virus. El médico puede sospechar que usted tiene SARS si las pruebas descartan cualquier otra causa para sus síntomas, sobre todo si usted ha estado en contacto con alguien que tiene SARS o ha viajado a una zona que está teniendo un brote de SARS. En este caso, pueden hacerse análisis de sangre para detectar sustancias en la sangre ( anticuerpos ) que se forman para combatir el virus del SARS.

Para confirmar una infección, se necesitarán por lo menos dos pruebas de detección de anticuerpos realizadas en días separados. También pueden hacerle pruebas para detectar el material genético (ARN) del virus del SARS. Las pruebas de detección del ARN no están disponibles en todas partes.

¿Cómo se trata?

Los casos graves de SARS a menudo requieren hospitalización, especialmente si se presentan problemas respiratorios. Lo pondrán en aislamiento para evitar la transmisión de la enfermedad a otras personas. Se han utilizado varios medicamentos, incluidos los corticosteroides y el medicamento antiviral ribavirina, para tratar el SARS. Pero no se conoce ningún medicamento que cure la enfermedad. Los médicos continúan buscando un tratamiento eficaz. Un estudio inicial mostró que el medicamento antiviral interferón alfacon-1, tomado junto con corticosteroides, podría ayudar a tratar el SARS aumentando la cantidad de oxígeno en la sangre. nota 3

Alrededor de un tercio (33 de cada 100) de las personas que tienen SARS se enferman y luego se recuperan. nota 1 La enfermedad empeora en dos tercios (67 de cada 100) de las personas y es probable que lleve a una hospitalización.

Alrededor de 9 de cada 10 personas infectadas con SARS se recuperan. Esto significa que aproximadamente 1 de cada 10 personas infectadas con SARS muere. nota 4 , nota 5 El riesgo de morir de SARS depende de la edad y de la salud de la persona. El riesgo más alto es para personas mayores de 65 años y aquellas que tienen enfermedades crónicas, como diabetes o enfermedades cardíacas.

¿Cómo puedo evitar infectarme con SARS?

La mejor manera de prevenir la transmisión del SARS es evitar las zonas en las que hay un brote y evitar el contacto con personas que pudieran estar infectadas. Usted también puede reducir el riesgo de infección lavándose las manos frecuentemente con jabón o con limpiadores de manos a base de alcohol. Si se produce un brote, trate de evitar las grandes reuniones públicas. Los CDC no recomiendan el uso de mascarillas en público para prevenir la infección, aunque esto es una práctica común en países asiáticos como Japón.

En la actualidad, los investigadores están tratando de crear vacunas para prevenir la infección por SARS. Pero aún no se están probando vacunas en seres humanos.

Información reciente sobre el SARS

Las siguientes organizaciones de salud están siguiendo y estudiando el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés) . Sus sitios web contienen la información más actualizada, incluidos consejos para viajeros.

  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) ofrece información sobre el estado de la enfermedad en todo el mundo, incluyendo resúmenes de reuniones de investigación y artículos sobre el brote de SARS del año 2003. La OMS también publica recomendaciones de viaje. Puede obtener información en www.who.int/csr/sars/en.
  • Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (U.S. Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés) ofrecen información sobre la causa de la enfermedad, pruebas de diagnóstico, posibles tratamientos así como alertas de viaje y advertencias para zonas afectadas. El sitio web también contiene recomendaciones para prevenir la transmisión de la infección. Puede obtener información en www.cdc.gov/sars/index.html.
  • Health Canada ofrece información sobre la respuesta del gobierno al SARS, directrices clínicas, recomendaciones para la salud pública y el control de infecciones, así como información para viajeros. Puede obtener información en www.hc-sc.gc.ca/hc-ps/dc-ma/sars-sras-eng.php.
  • British Columbia (BC) Provincial Health Officer ofrece información y consejos actualizados sobre el SARS y proporciona un enlace al British Columbia Centre for Disease Control (BCCDC). Puede obtener información en www.health.gov.bc.ca/pho/sars.html.

Información relacionada

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Peiris JSM, et al. (2003). The severe acute respiratory syndrome. New England Journal of Medicine, 349(25): 2431-2441.
  2. World Health Organization (2003). Summary of Probable SARS Cases With Onset of Illness From 1 November 2002 to 31 July 2003. Available online: http://www.who.int/csr/sars/country/table2004_04_21/en/.
  3. Loutfy MR, et al. (2003). Interferon alfacon-1 plus corticosteroids in severe acute respiratory syndrome: A preliminary study. JAMA, 290(24): 3222-3228.
  4. World Health Organization (2004). WHO guidelines for the global surveillance of severe acute respiratory syndrome (SARS). Updated recommendations, October 2004. Available online: http://www.who.int/csr/resources/publications/WHO_CDS_CSR_ARO_2004_1/en/index.html.
  5. Eun-Hyung Lee F, Treanor JJ (2010). Viral infections. In R Mason et al., eds., Murray and Nadels Textbook of Respiratory Medicine, 5th ed., vol. 1, pp. 661-698. Philadelphia: Saunders Elsevier.

Otras obras consultadas

  • Ison MG (2014). Respiratory viral infections. In EG Nabel et al., eds., Scientific American Medicine, chap. 201. Hamilton, ON: BC Decker. https://www.deckerip.com/decker/scientific-american-medicine/chapter/201/pdf. Accessed December 15, 2016.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado W. David Colby IV, MSc, MD, FRCPC - Enfermedad infecciosa

Revisado3 marzo, 2017