Terapia cognitivo-conductual para trastornos de la alimentación

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

La terapia cognitivo-conductual es un tipo activo de asesoría. Las sesiones suelen tener lugar una vez a la semana durante el tiempo que usted necesite para dominar nuevas habilidades. Las sesiones individuales duran 1 hora y las sesiones de grupo pueden ser más largas.

Durante la terapia cognitivo-conductual para los trastornos alimentarios, usted aprende:

  • Sobre su enfermedad, sus síntomas y cómo saber cuándo es más probable que se repitan los síntomas.
  • A llevar un diario de los episodios de ingesta de alimentos, atracones, purgas y las situaciones que pudieran haber desencadenado estos episodios.
  • A comer con más frecuencia, con comidas o refrigerios espaciados no más de 3 o 4 horas.
  • A cambiar la manera en que usted piensa sobre sus síntomas. Esto reduce el poder que los síntomas tienen sobre usted.
  • A transformar los patrones de pensamiento contraproducentes en maneras de pensar que sean más útiles. Esto mejora su estado de ánimo y su sensación de control sobre su propia vida. Esto le ayuda a evitar episodios futuros.
  • A enfrentar los problemas diarios de manera diferente.

Qué esperar después del tratamiento

Usted puede utilizar sus habilidades cognitivo-conductuales durante toda su vida. Tal vez se dé cuenta de que las sesiones de "refuerzo" adicionales le ayudan a mantenerse en buen camino con sus nuevas habilidades.

Por qué se hace

La terapia cognitivo-conductual se utiliza para tratar los aspectos mentales y emocionales de los trastornos alimentarios. Este tipo de terapia se realiza para transformar sus pensamientos y sentimientos respecto a la comida, el comer y la imagen corporal. También se hace para ayudar a corregir los malos hábitos alimentarios y a prevenir las recaídas.

Eficacia

La terapia cognitivo-conductual se considera eficaz para el tratamiento de los trastornos de la alimentación. nota 1 Pero dado que los comportamientos alimentarios trastornados pueden perdurar durante mucho tiempo, suele requerirse tratamiento psicológico continuado.

La terapia cognitivo-conductual puede ser más eficaz para tratar la bulimia nerviosa y el trastorno alimentario compulsivo que la anorexia nerviosa . nota 2

Riesgos

La terapia cognitivo-conductual no tiene riesgos asociados conocidos.

Para pensar

Para que la terapia cognitivo-conductual tenga una mayor eficacia, asegúrese de colaborar con su asesor para alcanzar metas comunes. Si usted cree que la colaboración con su asesor no va bien, hable con él o ella acerca de sus inquietudes o discútalo con su médico de cabecera.

Si además de un trastorno alimentario usted tiene una afección de salud mental, es posible que su médico le sugiera que tome medicamentos. Tratar un problema como la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo puede ayudarle a recuperarse de un trastorno alimentario.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hay PPJ, et al. (2009). Psychological treatments for bulimia nervosa and binging. Cochrane Database of Systematic Reviews (4).
  2. Anderson AE, Yager J (2009). Eating disorders. In BJ Sadock et al., eds., Kaplan and Sadock's Comprehensive Textbook of Psychiatry, 9th ed., vol. 1, pp. 2128-2149. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado W. Stewart Agras, MD, FRCPC - Psiquiatría

Revisado3 mayo, 2017