Terapia electroconvulsiva

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

La terapia electroconvulsiva (ECT, por sus siglas en inglés) es un procedimiento que se utiliza para tratar la depresión grave. Puede ser utilizada en personas que tienen síntomas como episodios de delirio, alucinaciones o pensamientos suicidas, o cuando otros tratamientos como la psicoterapia y los antidepresivos no han dado resultado. También se usa para otras afecciones psiquiátricas y neurológicas, como la esquizofrenia y la enfermedad de Parkinson.

Antes de la ECT, se le da anestesia para inducirle un estado somnoliento y se le dan medicamentos para relajarle los músculos. A continuación se envía brevemente una corriente eléctrica al cerebro a través de electrodos colocados en las sienes o en otra parte de la cabeza, según la afección y el tipo de ECT. La estimulación eléctrica, la cual dura hasta 8 segundos, produce una alteración breve de la actividad eléctrica cerebral. Debido a la anestesia , la alteración de la actividad eléctrica relacionada con la ECT no hace que el cuerpo tenga convulsiones.

No se sabe precisamente cómo ayuda esta estimulación cerebral a tratar la depresión. La ECT probablemente actúe alterando las sustancias químicas del cerebro (en forma similar a los medicamentos), incluyendo los neurotransmisores como la serotonina, las sustancias analgésicas (que alivian el dolor) naturales llamadas endorfinas y las catecolaminas como la adrenalina.

Los tratamientos con ECT suelen hacerse 2 o 3 veces a la semana por 2 o 3 semanas. Los tratamientos de mantenimiento pueden hacerse una vez cada semana, disminuyendo gradualmente a una vez al mes. Pueden continuarse por varios meses hasta un año, para reducir el riesgo de recaídas. La ECT suele darse en combinación con medicamentos, psicoterapia, terapia familiar y terapia conductual.

Qué esperar después del tratamiento

Debido a los efectos de la anestesia, es posible que no recuerde el procedimiento. Tal vez experimente alguna confusión, náuseas, dolor de cabeza y dolor en la mandíbula inmediatamente después de la ECT. Estos efectos pueden durar varias horas. También puede experimentar pérdida de memoria a corto plazo. Este efecto debería mejorar gradualmente al cabo de varias semanas.

Por qué se hace

La ECT se usa para la depresión grave y otras afecciones psiquiátricas o neurológicas (como el trastorno bipolar, la enfermedad de Parkinson o la esquizofrenia).

A veces, la ECT se usa para adultos que están tomando muchos medicamentos para otras enfermedades y que no pueden tomar medicamentos adicionales para la depresión. Y, en ocasiones, la ECT se usa para personas que no pueden tolerar los efectos secundarios de los antidepresivos.

Eficacia

Los estudios han indicado que la ECT es un tratamiento eficaz a corto plazo para la depresión grave. La ECT puede usarse después de que otros tratamientos no han funcionado. nota 1

Es importante hacer un tratamiento de seguimiento con medicamentos o ECT de mantenimiento para reducir el riesgo de recaídas.

Riesgos

En casos poco comunes, la ECT puede elevar la presión arterial, causar cambios en el ritmo cardíaco o producir convulsiones que duran más de lo esperado. Estos cambios fisiológicos generalmente se producen inmediatamente después del tratamiento con ECT, y los profesionales de la salud que están realizando el procedimiento pueden manejarlos, si es necesario. A menudo, no obstante, estos cambios desaparecen rápidamente sin tratamiento.

Los riesgos de una depresión grave no tratada (depresión resistente al tratamiento) a menudo son más altos que los riesgos de la ECT.

Otros efectos secundarios de la ECT pueden incluir dolores de cabeza, dolor muscular, náuseas, y problemas de memoria a corto plazo y, posiblemente, a largo plazo.

Para pensar

Se le hace un examen físico completo antes del tratamiento a la persona que se somete a la ECT.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE) (2003). The clinical effectiveness and cost effectiveness of electroconvulsive Therapy (ECT) for depressive illness, schizophrenia, catatonia and mania. London: National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE). Available online: http://www.nice.org.uk/TA059.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Lisa S. Weinstock, MD - Psiquiatría

Revisado3 mayo, 2017