Terapia hormonal para el cáncer de próstata (terapia de privación androgénica)

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La terapia hormonal para el cáncer de próstata se conoce también como terapia de privación androgénica (ADT, por sus siglas en inglés). El cáncer de próstata no puede crecer ni sobrevivir sin andrógenos , que incluyen testosterona y otras hormonas masculinas. La terapia hormonal reduce la cantidad de andrógenos en el cuerpo de un hombre. La reducción de los andrógenos puede desacelerar el crecimiento del cáncer e incluso reducir el tamaño del tumor.

La terapia hormonal puede usarse:

  • Junto con (o después de) tratamiento con radiación cuando hay un alto riesgo de reaparición del cáncer.
  • Si el cáncer de próstata ha reaparecido.
  • Cuando se detecta cáncer de próstata fuera de la próstata en otras partes del cuerpo (metastásico) en el momento del diagnóstico.

Cuando la terapia hormonal reduce el crecimiento del cáncer de próstata, los niveles del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) de un hombre bajarán. Las pruebas de PSA mostrarán si el tratamiento está funcionando.

Medicamentos para la terapia hormonal

Tomar medicamentos, como hormona liberadora de la hormona luteinizante (LHRH, por sus siglas en inglés), es una manera de reducir los andrógenos.

  • Agonistas de la LHRH. Estos medicamentos impiden que el cuerpo produzca testosterona. Incluyen goserelina (Zoladex), histrelina (Vantas), leuprorelina (Lupron) y triptorelina (Trelstar).
  • Antagonistas de la LHRH. Estos medicamentos impiden que el cuerpo produzca testosterona. Evitan la reacción causada por los agonistas de la LHRH, que puede empeorar los síntomas durante varias semanas. El degarelix (Firmagon) es un antagonista de la LHRH.
  • Inhibidores de andrógenos. Estos son medicamentos que bloquean las enzimas que el cuerpo necesita para producir testosterona. Incluyen enzalutamida (Xtandi), ketoconazol y abiraterona (Zytiga), que se administra junto con prednisona.
  • Antiandrógenos. Estos fármacos suelen utilizarse junto con los agonistas de la LHRH. Los antiandrógenos ayudan a bloquear el suministro de testosterona del organismo. Hay antiandrógenos esteroideos y antiandrógenos "puros". Los antiandrógenos esteroideos incluyen megestrol (Megace). Los antiandrógenos "puros" o no esteroideos incluyen bicalutamida (Casodex), flutamida y nilutamida (Nilandron).

Otras terapias hormonales pueden incluir el uso de medicamentos como aminoglutetimida combinada con hidrocortisona, corticosteroides (dexametasona, hidrocortisona y prednisona), estrógeno y megestrol.

Cirugía como terapia hormonal

Otra manera, utilizada con mucha menos frecuencia, es la cirugía para extirpar los testículos, conocida también como orquiectomía . Esta cirugía se considera terapia hormonal. Esto se debe a que eliminar los testículos, donde se produce más de 90% de los andrógenos del cuerpo, reduce los niveles de testosterona. Eliminar los testículos puede ser la manera más sencilla de reducir los niveles de andrógenos, pero es algo permanente.

Momento adecuado para la terapia hormonal

Las investigaciones no muestran claramente si comenzar la terapia hormonal antes de que aparezcan los síntomas permite que los hombres vivan más tiempo que si esperaran hasta después de la aparición de los síntomas para empezar a tomar medicamentos. nota 1 Los hombres que empiezan la terapia hormonal casi siempre siguen con ella el resto de su vida. Así que esperar hasta que aparezcan los síntomas puede permitir que los hombres pospongan los efectos secundarios graves de la terapia hormonal.

Eficacia de la terapia hormonal

La terapia hormonal suele ser eficaz en un primer momento para detener el crecimiento del cáncer. Pero, en la mayoría de los casos, el cáncer comienza a crecer de nuevo al cabo de unos pocos años. En ese momento, el cáncer se describe como resistente a la hormona, lo que significa que no responde a la terapia hormonal estándar. Cuando esto sucede, pueden probarse otros tipos de tratamientos hormonales.

Cuando los tratamientos hormonales ya no impiden el crecimiento del cáncer, el cáncer se describe como cáncer de próstata resistente a la castración (CRPC, por sus siglas en inglés). Los tratamientos que pueden usarse para ayudar a que los hombres vivan más tiempo incluyen quimioterapia, inmunoterapia y medicamentos como enzalutamida.

Alternativas a la terapia hormonal convencional

  • Privación androgénica intermitente (IAD, por sus siglas en inglés). Esto implica ciclos de medicamentos de terapia hormonal. Tomar descansos durante la terapia hormonal ofrece a los hombres la oportunidad de recuperar su capacidad de funcionamiento sexual. También proporciona alivio de otros efectos secundarios de la terapia hormonal, incluidos los sofocos y los efectos en los niveles de energía, así como en la masa ósea y muscular. Aún se desconocen los resultados de supervivencia a largo plazo de la IAD en comparación con la ADT convencional.
  • Monoterapia con antiandrógenos. Los antiandrógenos son medicamentos que bloquean la acción de los andrógenos en el cuerpo. La monoterapia con antiandrógenos implica tomar antiandrógenos sin otros medicamentos hormonales.
  • Bloqueo androgénico combinado (CAB, por sus siglas en inglés). En ocasiones, se utiliza una combinación de privación androgénica (orquiectomía o un agonista de la LHRH) y un antiandrógeno como tratamiento. Esto bloquea la testosterona que producen los testículos y las glándulas suprarrenales.

Efectos secundarios de la terapia hormonal

Medicamentos

En hombres que toman medicamentos para la terapia hormonal, los efectos secundarios empeoran con el tiempo. Algunos de los efectos secundarios desaparecerán una vez que el hombre deje de tomar el medicamento. Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Huesos delgados y frágiles ( osteoporosis ).
  • Aumento de la masa corporal ( IMC ) y niveles más altos de grasas en la sangre.
  • Reducción de la masa muscular.
  • Recuento bajo de glóbulos rojos ( anemia ) y fatiga.
  • Aumento del riesgo de diabetes y enfermedad cardíaca.
  • Altibajos emocionales.

Otros efectos secundarios pueden incluir sofocos, problemas de erección y disminución del deseo sexual, aumento del tamaño de los senos y deterioro cognitivo. Algunos hombres experimentan depresión .

Cirugía

En hombres que se operaron como terapia hormonal, se presentan dos efectos secundarios inmediatos y permanentes: el hombre se vuelve estéril y pierde el interés sexual. Aparte de estos dos efectos secundarios, la cirugía tiende a ocasionar menos efectos secundarios que los medicamentos.

Vea la Base de datos de medicamentos para obtener una lista completa de efectos secundarios. (La Base de datos de medicamentos no está disponible en todos los sistemas).

Terapia hormonal y calidad de vida

Los efectos secundarios de la terapia hormonal para el cáncer de próstata a menudo afectan la calidad de vida de un hombre. Sin embargo, hay tratamientos que pueden ayudar con algunos de los efectos secundarios mencionados anteriormente. Por ejemplo, el ejercicio puede ayudar a contrarrestar la pérdida de masa muscular y ayudará con la fatiga. Existen medicamentos que pueden ayudar con los sofocos, las náuseas, la diarrea y la pérdida de masa ósea. La radiación de dosis baja o tomar tamoxifeno puede ayudar a prevenir o reducir el aumento en el tamaño de los senos. Para los hombres que sufren depresión, la asesoría y los medicamentos pueden ser útiles. Para obtener más información, vea el tema Depresión.

Por encima de todo, hable con su médico acerca de cualquier síntoma que tenga mientras está tomando terapia hormonal. Es posible que su médico conozca un grupo de apoyo local para hombres que tienen cáncer de próstata.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Nelson JB (2012). Hormone therapy for prostate cancer. In AJ Wein et al., eds., Campbell-Walsh Urology, 10th ed., vol. 3, pp. 2934-2953. Philadelphia: Saunders.

Otras obras consultadas

  • Sun M, et al. (2015). Comparison of gonadotropin-releasing hormone agonists and orchiectomy: Effects of androgen-deprivation therapy. JAMA Oncology, published online December 23, 2015. DOI: 10.1001/jamaoncol.2015.4917. Accessed January 25, 2016.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Christopher G. Wood, MD, FACS - Urología

Revisado3 mayo, 2017