Generalidades del tema

El "tiempo muerto" o "tiempo de descanso" es una técnica que se utiliza para enseñar a los niños pequeños a controlar su comportamiento. El tiempo muerto es una oportunidad para que el niño se calme o recupere el control de su comportamiento. Si su hijo tiene dificultades para compartir un juguete, usted puede incluso decidir poner el juguete en tiempo muerto.

Funciona mejor cuando el niño tiene edad suficiente como para entender. Esto suele ocurrir alrededor de los 3 años de edad. El tiempo muerto también funciona mejor cuando el comportamiento habitual de los padres es tener contacto físico breve y frecuente con el niño cuando este se está comportando como se espera (una actividad conocida como "interacción de refuerzo").

El tiempo muerto funciona mejor cuando su hijo está haciendo algo que sabe que no está bien, como golpear o morder, y no deja de hacerlo. El tiempo muerto no es eficaz si se utiliza con demasiada frecuencia o si se utiliza para conductas que el niño no puede controlar. Por ejemplo, el tiempo muerto no es apropiado para un niño que accidentalmente moja su ropa en vez de usar el inodoro.

Antes de iniciar un tiempo muerto:

  • Tenga a mano un cronómetro.
  • Elija un sitio en su hogar para el tiempo muerto. Debe ser un lugar sin distracciones. No use un dormitorio. No elija un lugar oscuro, atemorizador o peligroso. Una silla en el pasillo o en la esquina de una habitación puede funcionar mejor.
  • Practique el procedimiento de tiempo muerto con su hijo cuando él o ella esté de buen humor. Explíquele que la mala conducta, como tirar la comida o no compartir los juguetes, tendrá como consecuencia un tiempo muerto.

El tiempo muerto incluye decirle a su hijo por qué lo está poniendo en tiempo muerto. Declare solo una vez: "Tiempo muerto por tener una rabieta". Después:

  • Dirija o lleve a su hijo al sitio donde pasará el tiempo muerto. Si tiene que cargar a su hijo, manténgalo de espaldas a usted.
  • Ajuste el cronómetro para el período de tiempo muerto. La regla general es de 1 minuto por cada año de edad, con un máximo de 5 minutos de tiempo muerto.
  • Al final del tiempo muerto, dígale a su hijo: "Está bien, el tiempo muerto ha terminado". Y déjele saber a su hijo de alguna manera que usted lo quiere, como dándole un abrazo.

Mientras su hijo esté en tiempo muerto:

  • Mantenga la calma, y no se enfade.
  • Encuentre algo que hacer, como leer una revista o hablar con un amigo por teléfono.
  • No hable sobre su hijo.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD, MPH - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo

Revisado4 mayo, 2017