Generalidades del tema

Si su hijo tiene una tos perruna:

  • Sostenga a su hijo en un modo tranquilizador.
  • Si es posible, mantenga a su hijo calmado. Llorar puede dificultar más la respiración. Pruebe a mecer o a distraer a su hijo con un libro o un juego.
  • Use un humidificador para añadir humedad al aire. No use un vaporizador de aire caliente. Use únicamente agua en el humidificador. Mantenga a su hijo en su regazo y deje que le dé el vapor fresco directamente en la cara a su hijo.
  • Si no hay mejoría después de varios minutos, lleve al niño al baño y abra la ducha para generar vapor. Cierre la puerta y permanezca en el baño mientras su hijo respira el aire húmedo durante varios minutos. Asegúrese de que su hijo no se queme con el agua caliente o el vapor. No deje a su hijo solo en el baño.
  • Si aún no hay mejoría, abrigue bien a su hijo y salga al aire fresco de la noche.

Si no funciona ninguna de estas técnicas después de haberlas probado por aproximadamente 30 minutos, llame a su médico o busque atención médica en una sala de urgencias.

Si los síntomas de su hijo mejoran con estos métodos y él o ella se siente mejor, lleve a su hijo nuevamente a la cama con el humidificador cerca.

  • Duerma en la habitación de su hijo el resto de la noche.
  • Ofrézcale a su hijo abundante líquido para que beba. Pruebe a ofrecerle una de sus bebidas preferidas varias veces cada hora. Puede probar con paletas de hielo saborizadas, como Popsicles, o bebidas con hielo molido.
  • No fume en el hogar ni en el auto cuando esté viajando con su hijo.
  • Repita las técnicas mencionadas arriba si regresa la tos perruna.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisado6 diciembre, 2017