Transfusiones sanguíneas para la enfermedad drepanocítica

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tratamiento

Durante una transfusión de sangre, una persona (el receptor) recibe sangre sana de otra persona (el donante). La sangre donada se examina cuidadosamente para ver si tiene enfermedades antes de utilizarse. Antes de recibir una transfusión de sangre, se analiza detenidamente la sangre del receptor (usando el grupo de sangre ) para asegurarse de que la sangre del donante tenga compatibilidad cercana con la del receptor.

La sangre se transfunde dentro de la vena de un brazo lentamente a lo largo de 1 a 4 horas (excepto en una emergencia cuando la sangre se transfunde más rápidamente).

Las transfusiones de sangre pueden:

  • Tratar una afección repentina o a corto plazo relacionada con la enfermedad drepanocítica (enfermedad de las células falciformes).
  • Tratar complicaciones graves de la enfermedad drepanocítica.
  • Prevenir complicaciones de la enfermedad drepanocítica.
  • Reducir el riesgo de ataque cerebral en bebés y niños.

Las transfusiones de sangre no suelen usarse para tratar crisis de dolor poco complicadas o anemia de leve a moderada.

Qué esperar después del tratamiento

Después de una transfusión de sangre, los médicos mantienen a la persona en observación atenta para ver si se produce alguna reacción negativa.

Su médico podría revisar si hay acumulación de hierro en el organismo (sobrecarga de hierro). Esto puede suceder cuando una persona recibe muchas transfusiones.

Por qué se hace

Una transfusión de sangre reduce la cantidad de glóbulos rojos de la hemoglobina S en el organismo. Cuando hay menos células falciformes (con forma de hoz) de hemoglobina S en el torrente sanguíneo, hay menos probabilidades de que se acumulen y de que obstruyan los vasos sanguíneos.

La transfusión de sangre también aumenta la cantidad de glóbulos rojos normales, con lo cual aumenta el suministro de oxígeno al organismo.

Anemia

Algunas complicaciones repentinas de la enfermedad drepanocítica hacen que la cantidad de glóbulos rojos en el organismo caiga a valores potencialmente mortales (anemia grave). Cuando son graves, estos cuadros (incluyendo secuestro esplénico , síndrome torácico agudo y crisis aplásica ) pueden ser mortales si no se tratan con transfusiones de sangre.

Es posible que la anemia grave crónica debido a la insuficiencia renal necesite tratamiento con transfusiones sanguíneas periódicas.

Cirugía

Después de recibir anestesia general y de operarse, las personas que tienen enfermedad drepanocítica corren el riesgo de problemas debido a la formación de células falciformes y al síndrome torácico agudo. Las transfusiones sanguíneas antes de una cirugía pueden evitar o tratar estas complicaciones.

Complicaciones relacionadas con los glóbulos rojos falciformes (vasooclusión)

Las transfusiones de sangre pueden tratar el síndrome torácico agudo y las úlceras en las piernas.

Las transfusiones de sangre frecuentes pueden ayudar a prevenir ataques cerebrales en niños que ya han tenido un ataque cerebral o que corren un alto riesgo de tener un ataque cerebral por primera vez. nota 1

Eficacia

La transfusión de sangre es un tratamiento eficaz y demostrado para algunas complicaciones graves de la enfermedad drepanocítica. nota 2

Las transfusiones de sangre reducen el riesgo de algunas complicaciones de la enfermedad drepanocítica y reducen los síntomas de la anemia grave.

La transfusión de sangre puede ayudar a prevenir un primer ataque cerebral en niños que tienen la enfermedad drepanocítica. Las transfusiones pueden ayudar a prevenir un segundo ataque cerebral en la mayoría de los niños. Pero algunos niños que reciben transfusiones en forma reiterada todavía tendrán un segundo ataque cerebral. nota 3

Riesgos

Una persona que recibe muchas transfusiones de sangre gradualmente acumulará demasiado hierro en el organismo (sobrecarga de hierro). Los niveles muy altos de hierro pueden provocar hemocromatosis , la cual puede ser mortal si no se trata.

El tratamiento de quelación de hierro puede ayudar al organismo a deshacerse del exceso de hierro.

Una persona que recibe transfusiones de sangre en forma reiterada puede desarrollar anticuerpos a la sangre del donante. Esto se llama aloinmunización . La aloinmunización hace que sea más difícil repetir las transfusiones. Ocurre en aproximadamente 1 de cada 4 personas que tienen la enfermedad drepanocítica y que reciben transfusiones con frecuencia. nota 4

Una reacción a una transfusión puede resultar de una incompatibilidad de grupo sanguíneo. Y puede producirse inmediatamente o días después. Una reacción aguda a una transfusión varía de leve (fiebre, escalofríos y salpullido) a grave ( choque , anemia grave, crisis de dolor y muerte).

La sangre donada se examina minuciosamente para ver si tiene enfermedades antes de usarse. Es muy raro que se transmita una enfermedad a través de la sangre donada.

Para pensar

Si le hacen transfusiones de sangre en forma reiterada, le harán pruebas de rutina de acumulación de hierro en el organismo.

Aunque las transfusiones de sangre son un tratamiento eficaz para las complicaciones de la enfermedad drepanocítica, solo se usan en forma selectiva. Los riesgos de hemocromatosis y de aloinmunización de transfusiones reiteradas hace que este procedimiento sea más adecuado para cuadros graves y de alto riesgo.

Complete el formulario de información sobre tratamientos especiales (PDF) (¿Qué es un documento PDF ?) para ayudarle a entender este tratamiento.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Goldstein LB, et al. (2010). Guidelines for the primary prevention of stroke: A guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke. Published online December 2, 2010 (doi: 10.1161/STR.0b013e3181fcb238). Also available online: http://stroke.ahajournals.org/content/42/2/517.full.
  2. Wang WC (2009). Sickle cell anemia and other sickling syndromes. In JP Greer et al., eds., Wintrobe's Clinical Hematology, 12th ed., pp. 1038-1082. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins.
  3. National Heart, Lung, and Blood Institute, National Institutes of Health (2002). The Management of Sickle Cell Disease (NIH Publication No. 02-2117). Available online: http://www.nhlbi.nih.gov/health/prof/blood/sickle/.
  4. Steinberg MH (2016). Sickle cell disease and other hemoglobinopathies. In L Goldman, A Shafer, eds., Goldman-Cecil Medicine, 25th ed., vol. 2, pp. 1095-1104. Philadelphia: Saunders.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Martin Steinberg, MD - Hematología

Revisado9 octubre, 2017