Trastorno temporomandibular: ¿Debería operarme para el dolor de mandíbula?

Saltar a la barra de navegación

Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Trastorno temporomandibular: ¿Debería operarme para el dolor de mandíbula?

Obtenga los hechos

Sus opciones

  • Operarse para corregir el trastorno temporomandibular.
  • Continuar usando otros tratamientos.

Puntos clave para recordar

  • La cirugía para el trastorno temporomandibular (TMD, por sus siglas en inglés) no garantiza una cura, y puede empeorar un problema de la articulación mandibular. Se considera un último recurso. Toda vez que sea posible, es mejor conservar la estructura articular normal, en vez de cortar, extraer o sustituir cualquier parte de la misma.
  • La mayoría de las personas con TMD mejoran con un simple tratamiento no quirúrgico.
  • Si los tratamientos en el hogar como descansar la mandíbula y los ejercicios mandibulares no funcionan, usted puede probar por varios meses a usar un protector bucal por la noche y probar otras medidas no quirúrgicas para relajar los músculos mandibulares.
  • El lavado de la articulación por medio de la artrocentesis -se inyecta líquido en la articulación con una aguja- ofrece buenas probabilidades de mejorar el funcionamiento de la mandíbula sin operar.
  • La cirugía artroscópica, la cual usa unos pocos cortes o incisiones pequeños en vez de uno grande, puede funcionar mejor que la artrocentesis si el problema está causado por tejido cicatricial que traba la articulación temporomandibular (TM).
  • Si usted tiene un problema estructural incapacitante, podría ser útil una cirugía ósea que haga más espacio dentro de la articulación temporomandibular, pero esto es riesgoso.
PMCs

¿Qué son los trastornos temporomandibulares?

La articulación mandibular, o articulación temporomandibular (TM) , conecta el maxilar inferior (mandíbula) con el cráneo. Los TMD causan síntomas como:

  • Dolor en la mandíbula al moverla.
  • Dolor o sensibilidad en los músculos de la cara, el oído, la cabeza, el cuello o los hombros.
  • Dolores de cabeza.
  • Sonidos de crujido, chasquido o craqueo cuando mueve la mandíbula.
  • Incapacidad de abrir la boca completamente.
  • Mandíbula que se traba en una posición abierta o cerrada.

La mayoría de los casos de TMD son leves. De cada 100 personas que tienen uno, de 85 a 90 mejoran sin operarse. nota 1 Esto significa que entre 10 y 15 de cada 100 personas no mejoran si no se operan.

¿Qué tipos de cirugía se usan para tratar los trastornos TM?

En la cirugía artroscópica, el médico introduce instrumentos quirúrgicos diminutos y una cámara en unos pocos cortes pequeños en la mandíbula. Este es el tipo de cirugía que se realiza con mayor frecuencia para los TMD. Se usa para:

  • Extraer tejido cicatricial y cartílago que es demasiado grueso.
  • Remodelar partes de la mandíbula.
  • Reposicionar el disco articular, el cual protege la esfera y la cavidad de la articulación mandibular.
  • Tensar la articulación para limitar el movimiento.
  • Hacer un lavado de la articulación.
  • Introducir un medicamento antiinflamatorio.

En la cirugía articular abierta, el médico hace un corte o incisión grande que expone la articulación. Se realiza cuando:

  • Hay crecimientos óseos en la articulación mandibular, los cuales son difíciles de alcanzar con la cirugía artroscópica.
  • Hay complicaciones de una cirugía anterior.
  • La articulación está fusionada debido a un crecimiento óseo.
  • No se puede llegar a la articulación con la cirugía artroscópica.

¿Por qué podría recomendarle su médico que se opere?

Raramente se opera para tratar los TMD. Su médico podría recomendarle que se opere si ambas condiciones a continuación son ciertas:

  • Otros tratamientos no han funcionado, y su dolor mandibular se ha agravado tanto que no puede tener una vida normal.
  • Tiene problemas estructurales específicos y significativos en la articulación mandibular.

Compare sus opciones

Compare

¿Qué implica generalmente?

















¿Cuáles son los beneficios?

















¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?

















Operarse Operarse
  • Según el tipo de cirugía, es posible que esté dormido o no durante la operación.
  • Según el tipo de cirugía, podría permanecer o no en el hospital por un día o dos.
  • Después de la cirugía, tal vez comience fisioterapia dentro de las 48 horas.
  • El movimiento de la mandíbula puede ser limitado por al menos un mes, y tal vez necesite ingerir solo alimentos líquidos o blandos por un tiempo.
  • Una cirugía artroscópica puede tratar eficazmente un TMD con una cantidad menor de complicaciones siendo estas de menor gravedad en comparación con una cirugía articular abierta. nota 2
  • La cirugía ósea que crea más espacio dentro de la articulación temporomandibular puede ayudar si usted tiene un problema estructural incapacitante.
  • La cirugía no garantiza una cura.
  • La cirugía podría empeorar su TMD.
  • Después de la cirugía, tal vez no pueda volver a abrir la boca tan grande como podía hacerlo antes.
No operarse No operarse
  • Usted sigue probando tratamientos no quirúrgicos como reducción del estrés, descanso de la mandíbula, ejercicios para la mandíbula, hielo, uso de una férula dental o medicamentos.
  • Puede optar por someterse a una artrocentesis, donde el médico usa una aguja para inyectar líquido en la articulación mandibular.
  • De cada 100 personas que tienen TMD, de 85 a 90 mejoran sin operarse. nota 1 Esto significa que entre 10 y 15 de cada 100 personas no mejoran sin operarse.
  • La artrocentesis puede tratar satisfactoriamente una mandíbula dolorosamente trabada para mejorar el funcionamiento y aliviar el dolor. Este tratamiento puede ser tan eficaz como la cirugía artroscópica y la cirugía articular abierta. nota 2
  • No hay riesgos ni efectos secundarios con los tratamientos en el hogar.
  • Con la artrocentesis, puede formarse más líquido en la articulación, o tal vez tenga una infección o sangrado. Pero estos problemas son poco frecuentes.

Historias personales acerca de la cirugía para el trastorno temporomandibular

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

Aunque tengo síntomas fuertes, son nuevos. Estoy tratando este TMD comiendo alimentos triturados, usando medicamentos para espasmos y dolores musculares y con una férula dental. Y pronto comenzaré ejercicios para la mandíbula.

Ann, 35 años

Mi doctora y yo hemos decidido recurrir a la artroscopia para limpiar la zona articular, dado que hay cosas ahí estorbando y no puedo abrir mucho la boca. Ella dice que tengo una buena probabilidad de que funcione siempre y cuando haga algo de fisioterapia después de la operación. Voy a intentarlo.

Bill, 27 años

Pensé en operarme años atrás cuando mis síntomas de TMD se agravaron un par de veces, pero aprendí a manejar el problema. He manejado mi TMD por más de 10 años ya no exigiendo la mandíbula, haciendo estiramientos mandibulares, usando una férula dental cuando estoy estresado y rechino los dientes por la noche, y usando medicamentos cuando los espasmos musculares se convierten en un problema. Nunca va a volver a estar "bien", ¡pero tengo miedo de empeorarlo si me opero!

Karen, 40 años

Aparentemente, la artritis reumatoide me ha deteriorado la mandíbula lo bastante como para que solo la cirugía reconstructiva pueda corregirla. Odio la idea de operarme, pero tengo tanto dolor que apenas si puedo seguir usando la mandíbula.

Terry, 55 años

¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse

Motivos para no operarse

Estoy desesperado por encontrar algo que me deje usar la mandíbula.

No me gusta la idea de operarme una articulación tan importante.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Estoy listo para probar con cirugía incluso si no hay garantías de que vaya a ayudar.

No quiero operarme si no estoy seguro de que me va a ayudar.

Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

Más importante
Igualmente importante
Más importante

¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

NO operarme

Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1, ¿Es la cirugía una buena opción de tratamiento para la mayoría de las personas con TMD?
2, En la mayoría de los casos, ¿es mejor dejar la articulación tal como está, en vez de cortar, extraer o sustituir alguna parte de la misma?
3, ¿Es la artrocentesis (lavado de la articulación) una mejor opción que la cirugía artroscópica cuando hay tejido cicatricial que traba la articulación temporomandibular?

Decida cuál es el siguiente paso

1, ¿Entiende usted las opciones que tiene?
2, ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?
3, ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

Resumen

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.

Su decisión  

Pasos a seguir

Hacia qué se inclina

Qué tan seguro está

Sus comentarios

Su conocimiento de los hechos  

Conceptos clave que ha entendido

Conceptos clave que pueden necesitar revisión

Prepárese para actuar  

Opciones del paciente

Créditos y Referencias

Créditos
Autor El personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Elizabeth T. Russo, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Scrivani SJ, et al. (2008). Temporomandibular disorders. New England Journal of Medicine, 359(25): 2693-2705.
  2. Tucker MR, et al. (2014). Management of temporomandibular disorders. In JR Hupp et al., eds., Contemporary Oral and Maxillofacial Surgery, 6th ed., pp. 627-647. St. Louis: Mosby.
Usted puede querer tener algo que decir en esta decisión, o simplemente puede desear seguir la recomendación de su médico. De cualquier manera, esta información le ayudará a entender cuáles son sus alternativas para que pueda hablar con su médico acerca de ellas.

Trastorno temporomandibular: ¿Debería operarme para el dolor de mandíbula?

Esto es un registro de sus respuestas. Puede usarlo para hablar con su médico o sus seres queridos sobre su decisión.
  1. Obtenga los hechos
  2. Compare sus opciones
  3. ¿Qué es lo que más le importa?
  4. ¿Hacia qué se inclina ahora?
  5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

1. Hechos

Sus opciones

  • Operarse para corregir el trastorno temporomandibular.
  • Continuar usando otros tratamientos.

Puntos clave para recordar

  • La cirugía para el trastorno temporomandibular (TMD, por sus siglas en inglés) no garantiza una cura, y puede empeorar un problema de la articulación mandibular. Se considera un último recurso. Toda vez que sea posible, es mejor conservar la estructura articular normal, en vez de cortar, extraer o sustituir cualquier parte de la misma.
  • La mayoría de las personas con TMD mejoran con un simple tratamiento no quirúrgico.
  • Si los tratamientos en el hogar como descansar la mandíbula y los ejercicios mandibulares no funcionan, usted puede probar por varios meses a usar un protector bucal por la noche y probar otras medidas no quirúrgicas para relajar los músculos mandibulares.
  • El lavado de la articulación por medio de la artrocentesis -se inyecta líquido en la articulación con una aguja- ofrece buenas probabilidades de mejorar el funcionamiento de la mandíbula sin operar.
  • La cirugía artroscópica, la cual usa unos pocos cortes o incisiones pequeños en vez de uno grande, puede funcionar mejor que la artrocentesis si el problema está causado por tejido cicatricial que traba la articulación temporomandibular (TM).
  • Si usted tiene un problema estructural incapacitante, podría ser útil una cirugía ósea que haga más espacio dentro de la articulación temporomandibular, pero esto es riesgoso.
PMCs

¿Qué son los trastornos temporomandibulares?

La articulación mandibular, o articulación temporomandibular (TM) , conecta el maxilar inferior (mandíbula) con el cráneo. Los TMD causan síntomas como:

  • Dolor en la mandíbula al moverla.
  • Dolor o sensibilidad en los músculos de la cara, el oído, la cabeza, el cuello o los hombros.
  • Dolores de cabeza.
  • Sonidos de crujido, chasquido o craqueo cuando mueve la mandíbula.
  • Incapacidad de abrir la boca completamente.
  • Mandíbula que se traba en una posición abierta o cerrada.

La mayoría de los casos de TMD son leves. De cada 100 personas que tienen uno, de 85 a 90 mejoran sin operarse. 1 Esto significa que entre 10 y 15 de cada 100 personas no mejoran si no se operan.

¿Qué tipos de cirugía se usan para tratar los trastornos TM?

En la cirugía artroscópica, el médico introduce instrumentos quirúrgicos diminutos y una cámara en unos pocos cortes pequeños en la mandíbula. Este es el tipo de cirugía que se realiza con mayor frecuencia para los TMD. Se usa para:

  • Extraer tejido cicatricial y cartílago que es demasiado grueso.
  • Remodelar partes de la mandíbula.
  • Reposicionar el disco articular, el cual protege la esfera y la cavidad de la articulación mandibular.
  • Tensar la articulación para limitar el movimiento.
  • Hacer un lavado de la articulación.
  • Introducir un medicamento antiinflamatorio.

En la cirugía articular abierta, el médico hace un corte o incisión grande que expone la articulación. Se realiza cuando:

  • Hay crecimientos óseos en la articulación mandibular, los cuales son difíciles de alcanzar con la cirugía artroscópica.
  • Hay complicaciones de una cirugía anterior.
  • La articulación está fusionada debido a un crecimiento óseo.
  • No se puede llegar a la articulación con la cirugía artroscópica.

¿Por qué podría recomendarle su médico que se opere?

Raramente se opera para tratar los TMD. Su médico podría recomendarle que se opere si ambas condiciones a continuación son ciertas:

  • Otros tratamientos no han funcionado, y su dolor mandibular se ha agravado tanto que no puede tener una vida normal.
  • Tiene problemas estructurales específicos y significativos en la articulación mandibular.

2. Compare sus opciones

  Operarse No operarse
¿Qué implica generalmente?
  • Según el tipo de cirugía, es posible que esté dormido o no durante la operación.
  • Según el tipo de cirugía, podría permanecer o no en el hospital por un día o dos.
  • Después de la cirugía, tal vez comience fisioterapia dentro de las 48 horas.
  • El movimiento de la mandíbula puede ser limitado por al menos un mes, y tal vez necesite ingerir solo alimentos líquidos o blandos por un tiempo.
  • Usted sigue probando tratamientos no quirúrgicos como reducción del estrés, descanso de la mandíbula, ejercicios para la mandíbula, hielo, uso de una férula dental o medicamentos.
  • Puede optar por someterse a una artrocentesis, donde el médico usa una aguja para inyectar líquido en la articulación mandibular.
¿Cuáles son los beneficios?
  • Una cirugía artroscópica puede tratar eficazmente un TMD con una cantidad menor de complicaciones siendo estas de menor gravedad en comparación con una cirugía articular abierta. 2
  • La cirugía ósea que crea más espacio dentro de la articulación temporomandibular puede ayudar si usted tiene un problema estructural incapacitante.
  • De cada 100 personas que tienen TMD, de 85 a 90 mejoran sin operarse. 1 Esto significa que entre 10 y 15 de cada 100 personas no mejoran sin operarse.
  • La artrocentesis puede tratar satisfactoriamente una mandíbula dolorosamente trabada para mejorar el funcionamiento y aliviar el dolor. Este tratamiento puede ser tan eficaz como la cirugía artroscópica y la cirugía articular abierta. 2
¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?
  • La cirugía no garantiza una cura.
  • La cirugía podría empeorar su TMD.
  • Después de la cirugía, tal vez no pueda volver a abrir la boca tan grande como podía hacerlo antes.
  • No hay riesgos ni efectos secundarios con los tratamientos en el hogar.
  • Con la artrocentesis, puede formarse más líquido en la articulación, o tal vez tenga una infección o sangrado. Pero estos problemas son poco frecuentes.

Historias personales

Historias personales acerca de la cirugía para el trastorno temporomandibular

Estas historias se basan en información obtenida de profesionales de la salud y consumidores. Podrían ser útiles a medida que usted toma decisiones de salud importantes.

"Aunque tengo síntomas fuertes, son nuevos. Estoy tratando este TMD comiendo alimentos triturados, usando medicamentos para espasmos y dolores musculares y con una férula dental. Y pronto comenzaré ejercicios para la mandíbula."

— Ann, 35 años

"Mi doctora y yo hemos decidido recurrir a la artroscopia para limpiar la zona articular, dado que hay cosas ahí estorbando y no puedo abrir mucho la boca. Ella dice que tengo una buena probabilidad de que funcione siempre y cuando haga algo de fisioterapia después de la operación. Voy a intentarlo."

— Bill, 27 años

"Pensé en operarme años atrás cuando mis síntomas de TMD se agravaron un par de veces, pero aprendí a manejar el problema. He manejado mi TMD por más de 10 años ya no exigiendo la mandíbula, haciendo estiramientos mandibulares, usando una férula dental cuando estoy estresado y rechino los dientes por la noche, y usando medicamentos cuando los espasmos musculares se convierten en un problema. Nunca va a volver a estar "bien", ¡pero tengo miedo de empeorarlo si me opero!"

— Karen, 40 años

"Aparentemente, la artritis reumatoide me ha deteriorado la mandíbula lo bastante como para que solo la cirugía reconstructiva pueda corregirla. Odio la idea de operarme, pero tengo tanto dolor que apenas si puedo seguir usando la mandíbula."

— Terry, 55 años

3. ¿Qué es lo que más le importa?

Sus sentimientos personales son tan importantes como los hechos médicos. Piense en lo que más le importa en esta decisión e indique cómo se siente acerca de las siguientes afirmaciones.

Motivos para operarse

Motivos para no operarse

Estoy desesperado por encontrar algo que me deje usar la mandíbula.

No me gusta la idea de operarme una articulación tan importante.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Estoy listo para probar con cirugía incluso si no hay garantías de que vaya a ayudar.

No quiero operarme si no estoy seguro de que me va a ayudar.

             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

Mis otros motivos importantes:

Mis otros motivos importantes:

   
             
Más importante
Igualmente importante
Más importante

4. ¿Hacia qué se inclina ahora?

Ahora que ha considerado los hechos y sus sentimientos, es posible que tenga una idea general de su posición sobre esta decisión. Indique hacia qué se inclina en este momento.

Operarme

NO operarme

             
Me inclino por
Indeciso
Me inclino por

5. ¿Qué más necesita para tomar su decisión?

Verifique los hechos

1. ¿Es la cirugía una buena opción de tratamiento para la mayoría de las personas con TMD?

  • No
  • No estoy seguro
Tiene razón. Raramente se opera para tratar los TMD. No garantiza una cura y puede causar más daño a la articulación.

2. En la mayoría de los casos, ¿es mejor dejar la articulación tal como está, en vez de cortar, extraer o sustituir alguna parte de la misma?

  • No
  • No estoy seguro
Es cierto. Es mejor dejar la articulación tal como está. Operarse debería considerarse como último recurso para los TMD.

3. ¿Es la artrocentesis (lavado de la articulación) una mejor opción que la cirugía artroscópica cuando hay tejido cicatricial que traba la articulación temporomandibular?

  • No
  • No estoy seguro
Tiene razón. Si el problema está causado por tejido cicatricial que traba la articulación temporomandibular, la cirugía artroscópica puede funcionar mejor que la artrocentesis.

Decida cuál es el siguiente paso

1. ¿Entiende usted las opciones que tiene?

2. ¿Le queda claro cuáles beneficios y efectos secundarios son los más importantes para usted?

3. ¿Tiene usted suficiente apoyo y asesoramiento de otras personas para tomar una decisión?

Certeza

1. ¿Qué tan seguro se siente ahora acerca de su decisión?

         
Nada seguro
Un poco seguro
Muy seguro

2. Verifique lo que debe hacer antes de tomar esta decisión.

  • Estoy listo para actuar.
  • Yo quiero discutir las opciones con otras personas.
  • Yo quiero aprender más acerca de mis opciones.

3. Use el espacio siguiente para enumerar preguntas, inquietudes y pasos a seguir.

 
Créditos
Por El personal de Healthwise
Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar
Revisor médico primario Elizabeth T. Russo, MD - Medicina interna
Revisor médico especializado Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Referencias
Citas bibliográficas
  1. Scrivani SJ, et al. (2008). Temporomandibular disorders. New England Journal of Medicine, 359(25): 2693-2705.
  2. Tucker MR, et al. (2014). Management of temporomandibular disorders. In JR Hupp et al., eds., Contemporary Oral and Maxillofacial Surgery, 6th ed., pp. 627-647. St. Louis: Mosby.

Nota: La "versión imprimible" del documento no contendrá toda la información disponible en el documento en línea; parte de la información (por ejemplo, referencias cruzadas a otros temas, definiciones o ilustraciones médicas) sólo está disponible en la versión en línea.