Tratamientos para la tartamudez del desarrollo

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Dos terapias del habla para la tartamudez son el tratamiento indirecto y el tratamiento directo.

Tratamiento indirecto

La tartamudez leve puede requerir tratamiento indirecto si no se resuelve por sí sola ni mejora con el asesoramiento para los padres dentro de aproximadamente 6 semanas. Este tipo de tratamiento alienta a los niños pequeños a hablar más lentamente. Puede comprender ejercicios de respiración y otras técnicas que pueden ayudar a crear un ambiente cómodo y relajante en el cual el habla del niño pueda mejorar o la tartamudez pueda desaparecer naturalmente. Su hijo puede tener una colaboración limitada con un terapeuta del habla , que evalúa y supervisa el progreso mientras observa e interactúa con su hijo.

El tratamiento también se concentrará en cómo puede apoyar usted a su hijo en el hogar. Por ejemplo, es posible que le enseñen más maneras para que usted mismo hable más lentamente y cómo brindar oportunidades para intercambios en silencio con su hijo, donde hablar sea opcional. Algunos programas se concentran en continuar aprendiendo maneras creativas para darle a su hijo refuerzo positivo durante períodos de fluidez al hablar. También le mostrarán como registrar el progreso de su hijo y cómo llevar documentación detallada.

Tratamiento directo

El tratamiento directo (terapia del habla) tiende a ser usado si la tartamudez de su hijo perdura (persiste), empeora o es significativa. Comprende interacción entre el terapeuta del habla y el niño que tartamudea. Un objetivo principal es ayudar a evitar que la tartamudez empeore. Trabajar con un terapeuta del habla puede ayudar a su hijo a dominar ciertas habilidades del habla y del lenguaje y a sentirse mejor en cuanto a su habilidad para hablar.

El terapeuta le enseña a su hijo:

  • A formar palabras, hablar lentamente y relajarse incluso mientras tartamudea. Su hijo puede practicar estos ejercicios fuera del horario de instrucción.
  • A manejar los síntomas físicos de la tartamudez, como el parpadeo.
  • A enfrentar las dificultades emocionales que pueden resultar de los problemas del habla.

Las actividades de rol y basadas en juegos son maneras comunes de ayudar a su hijo a aprender a aplicar estas estrategias. Por ejemplo, se le podría pedir a su hijo que imagine diferentes situaciones a medida que habla y que actúe cómo reaccionarían otros. Su hijo puede practicar respuestas y aprender a anticipar y manejar situaciones estresantes. Además, un terapeuta puede hacer que su hijo practique hablando en entornos diferentes y con personas diferentes. Por ejemplo, su hijo puede empezar a hablar solo, luego frente a un grupo familiar pequeño y luego gradualmente progresar hasta leer en voz alta delante de otros, hablar por teléfono y hablar frente a una clase.

El terapeuta a menudo también trabaja con usted y los demás miembros de la familia. El terapeuta enseña a la familia algunas técnicas para crear un ambiente tolerante y calmo, lo cual es importante para mejorar el habla de su hijo. Esta instrucción es una extensión del tratamiento indirecto, donde se proporciona un ambiente calmo para que el habla se resuelva naturalmente con poca intervención.

También podrían pedirle que mantenga documentación detallada del progreso de su hijo con el uso de técnicas específicas en el hogar.

La tartamudez suele mejorar gradualmente a lo largo de un año o más tiempo con tratamiento directo. Algunos niños hasta pueden perder todo rastro de problemas del habla. El éxito del tratamiento depende en gran medida de:

  • La causa del problema del habla.
  • Las fortalezas de un niño.
  • Las habilidades del terapeuta.
  • El grado de apoyo de los padres y la familia.

Su hijo necesitará practicar sus nuevas habilidades después de que el programa terapéutico haya terminado. Usar las habilidades día tras día ayudará a su hijo a continuar hablando con la mayor fluidez posible.

Información relacionada

Referencias

Otras obras consultadas

  • Ashurst JV, Wasson MN (2011). Developmental and persistent developmental stuttering: An overview for primary care physicians. Journal of the American Osteopathic Association, 111(10): 576-580.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría

John Pope, MD - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Louis Pellegrino, MD - Pediatría del Desarrollo

Revisado4 mayo, 2017