Generalidades del tema

Muchas mujeres sienten tristeza posparto, también conocida como "melancolía de la maternidad", durante los primeros días después del parto. Pueden perder el sueño, sentirse irritables, llorar con facilidad y sentirse felices un momento y tristes al siguiente. Los cambios hormonales son una de las causas de estos cambios emocionales. Además, las exigencias de un nuevo bebé, junto con las visitas de los parientes u otras necesidades familiares, aumentan el estrés de la madre. La "melancolía de la maternidad" suele alcanzar su máximo nivel alrededor del cuarto día y luego disminuye en menos de 2 semanas.

Síntomas

Los síntomas de la tristeza posparto incluyen: nota 1

  • Problemas para dormir.
  • Cambios en el estado de ánimo.
  • Deseos de llorar.
  • Ansiedad .
  • Tristeza.
  • Falta de esperanza.
  • Irritabilidad.
  • Dificultad para concentrarse.

En algunas mujeres, la melancolía de la maternidad se convierte en una afección más seria llamada depresión posparto en algún momento en los primeros 3 meses después del parto. La depresión posparto afecta a hasta 15 de cada 100 mujeres. nota 1 Si sus cambios en el estado de ánimo o su ansiedad duran más de 2 semanas, o si siente que no vale la pena seguir viviendo, usted podría tener depresión posparto. Para obtener más información, vea el tema Depresión posparto .

Cómo controlar la tristeza posparto

Si bien usted no puede prevenir los cambios hormonales que causan la tristeza posparto, puede tomar medidas para prevenir la depresión posparto (PPD, por sus siglas en inglés) continua.

Para reducir los efectos de los cambios hormonales y del estrés después del parto, mantenga fuertes el cuerpo y la mente.

  • Pida ayuda a otras personas para que pueda dormir, alimentarse de manera saludable, hacer ejercicio y obtener apoyo general tanto como sea posible.
  • Evite el alcohol, la cafeína y otros fármacos o medicamentos, salvo que se los haya indicado su médico.
  • Manténgase en contacto con su médico. Un control de cerca después del parto es importante. Si está preocupada por llegar a tener PPD, hágase el primer control posnatal a las 3 o 4 semanas después del parto, en lugar de a las 6 semanas habituales.
  • Únase a un grupo de apoyo de nuevas madres. Nadie puede entender ni apoyar mejor los desafíos de cuidar a un nuevo bebé que otras mujeres que están en la etapa de posparto. Para obtener más información sobre grupos de apoyo, hable con su médico o visite el sitio web de Apoyo Internacional Posparto (Postpartum Support International) en www.postpartum.net.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Cunningham FG, et al. (2010). Neurological and psychiatric disorders. In Williams Obstetrics, 23rd ed., pp. 1164-1184. New York: McGraw-Hill.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología, Endocrinología reproductiva

Revisado7 diciembre, 2017