Generalidades del tema

¿Qué es la violencia doméstica?

Si usted desea guardar esta información pero no piensa que sea seguro llevarla a su casa, vea si una persona de confianza puede guardarla para usted. Planifique con anticipación. Sepa a quién llamar para pedir ayuda y memorice el número de teléfono.

También tenga cuidado en línea. Su actividad en línea puede ser observada por otros. No use su computadora ni un dispositivo personales para leer sobre este tema. Use una computadora segura como la de su trabajo, la casa de un amigo o de una biblioteca.

La violencia doméstica es el maltrato que ocurre en una relación personal. Puede darse entre parejas o cónyuges, o entre novios y novias pasados o actuales. La violencia doméstica afecta a los hombres y a las mujeres de cualquier grupo étnico, raza o religión; a los homosexuales o heterosexuales; a las personas ricas o pobres; a los adolescentes, adultos o a las personas mayores. Sin embargo, la mayoría de las víctimas son mujeres. De hecho, 1 de cada 4 mujeres en algún momento será una víctima. nota 1

El maltratador puede usar el miedo, la intimidación y las amenazas para tener el poder y el control sobre la otra persona. Podría actuar con celos, en forma controladora o posesiva. Estas señales tempranas de maltrato pueden aparecer poco después del inicio de la relación y podrían ser difíciles de detectar al principio.

Después de que la relación se vuelve más seria, el maltrato puede empeorar.

  • El maltratador puede comenzar a amenazar, a insultar a la otra persona y a dar portazos o a romper platos. Esta es una forma de maltrato emocional que a veces se emplea para hacer sentir mal o débil a la otra persona.
  • El maltrato físico que comienza con una bofetada con el tiempo podría terminar en patadas, empujones y estrangulación.
  • Con el objetivo de controlar a la otra persona, el maltratador puede hacer amenazas violentas dirigidas a los hijos, a otros familiares o a las mascotas de esa persona.
  • Los maltratadores también pueden controlar o retener el dinero para que la otra persona se sienta débil o dependiente. Esto se llama maltrato financiero.
  • La violencia doméstica también incluye el abuso sexual, por ejemplo, obligar a una persona a tener relaciones sexuales contra su voluntad.

Las dificultades financieras y los problemas con las drogas o el alcohol pueden aumentar el riesgo de que se produzca el maltrato.

El maltrato también es común en los adolescentes que tienen relaciones románticas. Con frecuencia, se manifiesta mediante comportamientos controladores y mediante los celos.

¿Qué debe hacer si está siendo maltratado?

Es importante recibir ayuda. Hable con alguien en que puede confiar, como un amigo, un centro de ayuda o su médico. Hablar con alguien puede ayudarle a hacer los cambios que necesita.

Su primer paso es comunicarse con un grupo de defensa local para que le brinde apoyo, información y consejos acerca de cómo permanecer seguro. Llame a la Línea Nacional Directa contra la Violencia Doméstica (National Domestic Violence Hotline) al 1-800-799-SAFE (1-800-799-7233) para el programa más cercano. La línea telefónica directa está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año en inglés, español y en otros idiomas.

Además, puede visitar el sitio web de la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica (National Coalition Against Domestic Violence) en www.ncadv.org/resources/StateCoalitionList.php para encontrar el programa más cercano que ofrezca refugio y asistencia legal.

A continuación se incluyen otras medidas que puede tomar:

  • Conozca sus derechos legales. Considere pedir ayuda de la policía.
  • Asegúrese de tener números de teléfono a los cuales pueda llamar y lugares a los que pueda acudir en una situación de emergencia.
  • Enséñeles a sus hijos a no meterse en el medio de una pelea.
  • Si piensa que podría irse, elabore un plan para ayudar a mantenerse a salvo. Esto le ayudará cuando esté listo para irse. Su plan podría incluir:
    • Preparar y esconder una maleta con ropa, copias de las llaves de su automóvil y de su hogar, dinero o tarjetas de crédito, y documentos importantes, como tarjetas del Seguro Social y partidas de nacimiento de usted y de sus hijos. Mantenga la maleta escondida en su casa o déjela con amigos o familiares o en su trabajo, si es posible.
    • Abra una cuenta de ahorro u obtenga una tarjeta de crédito, si puede hacerlo en secreto.
    • Si eres un adolescente, habla con un adulto de confianza, como tus padres, un amigo de la familia o un consejero escolar. También puedes llamar gratis a la Línea Telefónica Nacional Directa para Prevenir el Maltrato en Relaciones Románticas entre Adolescentes (National Teen Dating Abuse Hotline): 1-866-331-9474.

¿Qué debe hacer si conoce a alguien que es maltratado?

A continuación le indicamos algunas medidas que puede tomar para ayudar:

  • Escuche bien a su amigo y preocúpese por él.
  • Recuérdele que nadie se merece ser tratado así.
  • Hágale saber que el maltrato es ilegal y que hay ayuda disponible.
  • Ayude a la persona a elaborar un plan para mantenerse a salvo.
  • También puede sugerirle a la persona que llame a la Línea Nacional Directa contra la Violencia Doméstica (National Domestic Violence Hotline), al 1-800-799-SAFE (1-800-799-7233) para encontrar un grupo de apoyo local de violencia doméstica.

Tenga en cuenta que es posible que la persona no quiera irse o no esté preparado para irse. Es probable que la persona conozca mejor al maltratador y sepa qué opciones son las más seguras. Sin embargo, es importante que las víctimas de maltrato sepan dónde pueden obtener ayuda.

¿Por qué se quedan las víctimas?

Es posible que las personas que no son maltratadas no puedan comprender por qué una persona decide quedarse en una relación violenta. Algunas personas creen que si alguien permanece en una relación con maltratos debe de ser débil o estar necesitado. Esto no es verdad.

Este asunto va más allá de simplemente tomar la decisión de irse o de quedarse. Es posible que las mujeres teman que el maltratador las lastime o lastime a sus hijos, o que se lleve a sus hijos. Podrían tener opciones financieras limitadas. Podrían culparse a sí mismas. Podrían quedarse por motivos religiosos o debido a que no quieren desintegrar la familia. Además, es posible que sigan amando al maltratador y esperen a que todo mejore. El maltratador podría amenazar con herirse a sí mismo o suicidarse. Un hombre que es maltratado podría tener sentimientos similares.

¿Cuáles son los efectos perjudiciales de la violencia doméstica?

La violencia doméstica hiere a las víctimas y a sus familias. No la ignore.

Las personas que sufren maltrato pueden sufrir un daño grave. Es probable que también tengan problemas de salud a largo plazo (crónicos), como depresión , dolores de cabeza y trastorno por estrés postraumático . Esto se debe a las lesiones reiteradas y al estrés de vivir con maltrato.

Cuando una mujer está embarazada, el maltrato puede darse con más frecuencia y empeorar. Es peligroso tanto para la madre como para el bebé. Puede aumentar el riesgo de que el bebé nazca con bajo peso, antes de término y de que muera. Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de tener problemas con su embarazo.

Además, el maltrato tiene un gran impacto en los niños. Los niños que viven en un hogar donde hay maltrato consideran la violencia como una forma normal de vida. También aumenta sus probabilidades de tener una relación violenta en la edad adulta, ya sea como maltratadores o como víctimas. Los adolescentes tienen mayor riesgo de depresión, consumo de drogas y alcohol, y de comportamiento peligroso.

Señales de violencia doméstica

La mayoría de las relaciones tienen momentos difíciles, y casi todas las parejas discuten de vez en cuando. Pero la violencia doméstica es diferente de los problemas comunes de los matrimonios o las relaciones. La violencia doméstica es un patrón de maltrato que una persona -pareja, cónyuge, o novio o novia pasados o actuales- usa para controlar el comportamiento de su pareja.

La violencia doméstica con frecuencia comienza con amenazas, insultos, y portazos o romper platos, y puede aumentar a empujones, bofetadas, entre otros actos violentos. Si está preocupado acerca de su relación, hágase las siguientes preguntas.

Su pareja:

  • ¿Lo avergüenza con desplantes?
  • ¿Lo mira o actúa en maneras que le dan miedo?
  • ¿Controla lo que usted hace, con quién pasa el tiempo o habla, o a dónde va?
  • ¿Le impide visitar a sus amigos o familiares?
  • ¿Toma su dinero o su sueldo, le hace pedir dinero o le niega darle dinero a usted?
  • ¿Toma todas las decisiones?
  • ¿Le dice que usted es un padre malo o lo amenaza con sacarle sus hijos o hacerle daño a sus hijos?
  • ¿Amenaza con quitarse la vida?
  • ¿Le impide que trabaje o estudie?
  • ¿Actúa como si el maltrato no fuera algo grave o que es su culpa, o hasta niega el maltrato?
  • ¿Destruye su propiedad o amenaza con matar a sus mascotas?
  • ¿Lo intimida con armas de fuego, cuchillos u otras armas?
  • ¿Lo empuja, lo abofetea, lo estrangula o le pega?
  • ¿Amenaza con matarlo?

Si ocurren alguna de estas cosas u otros tipos de maltrato , debe buscar ayuda. Es importante saber que usted no está solo. Usted no tiene culpa por las acciones de su pareja. La ayuda está a su disposición.

Señales de que alguien que conoce está sufriendo maltrato

¿Tiene un amigo, compañero de trabajo, familiar o vecino que usted piensa que podría estar en una relación con maltratos?

Estas son algunas señales a las que debe prestar atención:

  • Moretones o lesiones que parecen haber sido causados por estrangulamiento, golpes o por haber sido arrojado al piso. Las lesiones comunes que se producen en las relaciones violentas son ojos morados, marcas rojas o moradas en el cuello y esguinces de muñeca.
  • Intentos de esconder moretones con maquillaje o ropa.
  • Excusas, como decir que se tropezó o que es propenso a los accidentes o torpe. Con frecuencia, la gravedad de la lesión no coincide con la explicación.
  • Tener pocos amigos cercanos y estar aislado de los familiares y compañeros de trabajo, y algo o alguien le impide hacer amigos.
  • Tener que pedir permiso para encontrarse, hablar con o hacer cosas con otras personas.
  • Tener poco dinero disponible; podría no tener tarjetas de crédito o ni siquiera un automóvil.

Otras señales de advertencia:

  • Tener baja autoestima; disculparse en exceso y ser muy sumiso.
  • Referirse al temperamento de la pareja, pero no revelar el alcance del maltrato.
  • Tener problemas de abuso de drogas o de alcohol.
  • Tener síntomas de depresión, como tristeza o desesperanza, o perder el interés en las actividades cotidianas.
  • Hablar sobre el suicidio, intentar suicidarse o indicar otras señales de advertencia de suicidio . Aliente a esta persona a que hable con un profesional de la salud.

Dele apoyo, y hágale saber que usted está dispuesto a escuchar y ayudar. Para obtener más información, vea Cómo ayudar .

¿Quién está en riesgo?

La violencia doméstica afecta a todo tipo de personas, independientemente del sexo, el origen étnico, la raza, la identidad sexual, la posición social y la religión.

A continuación le indicamos algunas cosas que debe saber:

  • Aunque la violencia doméstica puede afectar a los hombres, la mayoría de las víctimas son mujeres.
  • Cualquier persona puede ser víctima de violencia doméstica, pero la pobreza aumenta la probabilidad de que ocurra. La pobreza puede aumentar el nivel de estrés y de conflicto dentro de una relación, que a veces conduce a la violencia.
  • El uso indebido del alcohol también aumenta el riesgo de violencia doméstica.
  • Los riesgos pueden aumentar cuando una pareja está considerando dejar la relación. Esto podría hacer que la otra persona sienta que está perdiendo el control. Una persona tiene mayor riesgo de ser acechada, de que intenten matarla o de que efectivamente la maten después de haber abandonado una relación con maltratos.

Otras cosas que pueden ponerlo en riesgo incluyen tener una pareja que ha perdido un trabajo o que tiene problemas de salud físicos o mentales.

El maltrato doméstico también es un problema grande en las personas mayores. Para obtener más información, vea el tema Maltrato de personas mayores .

Violencia doméstica y su salud

La violencia doméstica es la causa más común de lesiones en las mujeres. Una vez que el maltrato empieza, suele continuar. Y es probable que empeore con el tiempo. Por ejemplo, el maltrato que comienza con una bofetada con el tiempo podría terminar en patadas, empujones y, finalmente, estrangulamiento.

Las lesiones reiteradas y el estrés de vivir en una relación violenta pueden provocar problemas de salud prolongados, como:

Aquellos que sufren maltrato corren un riesgo mayor de problemas de salud. Las víctimas del maltrato también tienen más probabilidades de fumar o de consumir alcohol en exceso, que también pueden provocar problemas de salud. Otros problemas de salud relacionados con el abuso sexual incluyen infecciones de transmisión sexual (incluyendo VIH/SIDA ) y embarazos involuntarios.

Si está embarazada

El embarazo puede ser un momento especialmente peligroso para las mujeres que viven en una relación con maltratos. Los problemas durante el embarazo, como bajo aumento de peso, anemia , infecciones y sangrado, son más frecuentes para estas mujeres.

No hay excusa para el maltrato. Si la maltratan, ya es la hora de buscar ayuda. Usted merece estar segura. Llame a la Línea Nacional Directa contra la Violencia Doméstica (National Domestic Violence Hotline) al 1-800-799-7233.

Cómo afecta a los niños

Los niños siempre están afectados cuando hay violencia en el hogar, aun si están dormidos o no están en la misma habitación donde ocurre la violencia. Mientras más tiempo viva usted en una situación violenta, más difícil será para sus hijos.

Sus hijos podrían tener miedo o sentirse avergonzados cuando el maltrato ocurre, o podrían pensar que ellos mismos causaron el problema. Aún peor, pueden criarse con el pensamiento que está bien hacerles daño a otras personas o que está bien que otras personas les hagan daño a ellos.

El maltrato también afecta:

  • La salud de sus hijos. Los niños que viven en casas donde ocurre violencia doméstica tienen más probabilidades de tener depresión, ansiedad, mal desempeño académico, problemas de conducta, problemas para dormir o problemas de salud crónicos.
  • La seguridad de sus hijos. Con frecuencia, los cónyuges que maltratan a sus parejas también hieren a los hijos en la relación. La violencia hacia los hijos de la víctima o las amenazas de violencia hacia ellos a menudo se usa para controlar a la pareja que está siendo objeto de maltrato.
  • El uso de drogas y alcohol en los adolescentes. Tanto los niños como las niñas adolescentes que presencian el maltrato tienen un mayor riesgo de depresión, consumo de drogas y alcohol, y comportamientos problemáticos.
  • El suicidio. Las niñas adolescentes que son testigo de maltrato en el hogar intentan suicidarse con más frecuencia.
  • El maltrato futuro. Los niños que ven a una pareja lastimar o amenazar a la otra tienen más probabilidades de involucrarse en relaciones violentas cuando crezcan, ya sea como maltratadores o como víctimas.

Pedir ayuda es difícil. Pero es importante que usted y sus hijos obtengan el apoyo que necesitan. Usted y sus hijos merecen estar seguros. Cuando se va de una relación con maltratos, usted da ejemplo de que la violencia no es aceptable y que es posible hacer elecciones saludables.

Por qué se quedan las víctimas

Las personas que no sufren de maltrato podrían tener dificultades para comprender por qué una persona decide quedarse en una relación violenta. A menudo se culpa a las víctimas. Algunas personas creen erróneamente que si alguien permanece debe de ser débil o estar necesitado. Esto no es verdad.

Cambiar o dejar una relación es difícil. Puede ser aún más difícil si la relación es violenta. Las personas se quedan por varios motivos, tales como:

  • Emociones contradictorias. Los maltratadores usan la violencia verbal, emocional y física junto con disculpas, promesas y afecto para controlar a sus víctimas. La víctima podría aferrarse a la esperanza de que el agresor cambie. Además de los momentos dolorosos, podría haber momentos afectuosos. También es posible que el maltratador sea la única persona que provea sostén financiero para la familia.
  • Vergüenza. Las víctimas con frecuencia sienten una tremenda vergüenza y pudor, y recurren a la negación como una forma de sobrellevar el maltrato.
  • Inquietudes por la seguridad. En muchos casos, el maltratador ha amenazado con matar a su pareja, con suicidarse o con matar a los hijos si la pareja intenta irse. (Esto también ocurre con los hombres maltratados).
  • Falta de dinero y recursos. Con frecuencia, el dinero es estrictamente controlado, por lo que las mujeres podrían tener miedo de perder el sostén financiero y podrían cuestionarse cómo harán para mantenerse y para mantener a sus hijos. Las mujeres mayores o que tienen una discapacidad podrían pensar que no tienen otra opción que permanecer con su maltratador.
  • Depresión y aislamiento. El maltrato puede dejar las víctimas deprimidas y agotadas emocionalmente. Esto podría hacer que le resulte difícil actuar. Y los maltratadores intentan aislar a las víctimas de la familia y de sus amigos para que no tengan a nadie que les brinde apoyo en caso de que decidan abandonar la relación.
  • Presiones culturales o religiosas. En algunos casos, los consejeros religiosos, los parientes o los amigos podrían alentar a las mujeres a que se queden para mantener a la familia unida, sin importar lo que pase.
  • Preocupación sobre la custodia. Una mujer podría preocuparse sobre perder la custodia de sus hijos si se va.
  • Miedo de ser deportado. Las mujeres inmigrantes podrían permanecer en una relación con maltratos porque su pareja haya amenazado hacer que sean deportadas. No hablar inglés con fluidez también podría ser un problema.

Cómo ayudar

Muchas víctimas de violencia doméstica están dispuestas a hablar sobre su relación cuando alguien se acerca a ellas de una manera amable y comprensiva. Sin embargo, no debe confrontar a una víctima si no está preparada para hablar. Hágale saber que usted está dispuesto a escuchar cuando él o ella quiera hablar. Sea comprensivo si la persona no puede abandonar su relación. Por lo general, la persona conoce mejor la situación y sabe cuándo es más seguro irse.

Dígale a la persona que el maltrato no es su culpa y que nadie merece ser maltratado. Si esta persona tiene hijos, hágale saber con delicadeza que está preocupado de que la violencia los esté afectando. Muchas víctimas no comprenden que se les está haciendo daño a sus hijos hasta que alguien les manifiesta la preocupación.

Recuérdele a la víctima que la violencia doméstica es un delito y que hay ayuda disponible. Es posible que pueda ayudar a una víctima a comprender sus opciones. Esté dispuesto a ayudar de todas las formas posibles con dinero, facilitándole transporte o cuidando a los hijos. Aliente a su amigo a que hable con un profesional de la salud.

El momento más peligroso para las víctimas de violencia doméstica puede ser cuando la persona abandona la relación con maltratos; por lo tanto, cualquier consejo con respecto a abandonar este tipo de relaciones debe ser práctico y con fundamento. Aliente a la víctima a obtener consejos de un organismo de defensa que tenga experiencia en el área de la violencia doméstica.

Ayudar a las personas a que se comuniquen con los grupos locales contra la violencia doméstica es un paso importante. Si conoce a alguien que es maltratado, llame a la Línea Nacional Directa contra la Violencia Doméstica (National Domestic Violence Hotline) al 1-800-799-SAFE (1-800-799-7233) o visite el sitio web de la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica (National Coalition Against Domestic Violence) en www.ncadv.org/resources/StateCoalitionList.php para encontrar el programa más cercano que ofrezca refugio y asistencia legal. Existen muchos programas en todo el país que brindan opciones para la seguridad, la defensa y el apoyo, así como información y servicios necesarios.

A continuación se indican otras maneras para ayudar:

Cómo elaborar un plan de seguridad

Una relación violenta los pone a usted y a sus hijos en riesgo de sufrir una lesión o incluso de morir. Elaborar un plan le ayudará a procurar su seguridad y la de sus hijos.

Su primer paso es comunicarse con un grupo de defensa local para que le brinde apoyo, información y consejos acerca de cómo permanecer seguro. Llame a la Línea Nacional Directa contra la Violencia Doméstica (National Domestic Violence Hotline) al 1-800-799-SAFE (1-800-799-7233) o visite www.thehotline.org para el programa más cercano. La línea telefónica directa está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año en inglés, español y en otros idiomas.

Además, puede visitar el sitio web de la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica (National Coalition Against Domestic Violence) en www.ncadv.org/resources/StateCoalitionList.php para encontrar el programa más cercano que ofrezca refugio y asistencia legal.

Planes de seguridad para ahora y después

  • Permanezca seguro si está en una relación violenta .
    • Cuando surja una discusión, vaya a un lugar seguro.
    • Trate de tener un teléfono disponible en todo momento.
    • Defina una señal o una palabra en código que puedan usarse para avisar a la familia y los amigos que necesita ayuda.
  • Tenga un plan de seguridad si se está preparando para irse de una relación violenta.
    • Tenga una maleta preparada y lista con copias de las llaves de su automóvil y de su hogar, dinero o tarjetas de crédito, y documentos importantes, como tarjetas del Seguro Social y partidas de nacimiento de usted y de sus hijos. Manténgala escondida en su casa o déjela con amigos o familiares o en su trabajo, si es posible.
    • Abra una cuenta de ahorro u obtenga una tarjeta de crédito, si puede hacerlo en secreto.
    • Use esta lista de control de artículos para llevar cuando usted se va .
  • Aprenda cómo permanecer seguro después de dejar una relación violenta.
    • Cambie su número de teléfono.
    • Cambie su rutina.
    • Si el maltratador va a su casa, no tiene que dejarlo entrar. Mantenga las puertas cerradas con llave, y llame a la policía.

Una vez que se haya ido, es posible que necesite tomar otras medidas para mantenerse a salvo. Su grupo de defensa local puede ayudarle a contactarse con servicios sociales y legales de su área. Este grupo también podría brindarle información sobre asesoría psicológica y grupos de apoyo que pueden ayudarle a recuperarse emocionalmente del maltrato.

Protección legal ante el maltrato

Muchas mujeres y hombres se muestran reacias a llamar a la policía cuando han sido heridos. Las víctimas temen que su pareja tome represalias o que los agentes de policía se muestren insensibles y las avergüencen, entre otras preocupaciones. Sin embargo, muchas comunidades han avanzado mucho en lo que respecta a la educación para agentes de policía y otras personas del sistema de justicia penal sobre la violencia doméstica.

Muchos estados exigen que los agentes de policía arresten automáticamente al maltratador si creen que están ante un caso de violencia doméstica. En algunas comunidades, también se solicita al mismo tiempo asistencia por parte de los grupos locales de defensa a las víctimas y de los servicios sociales del estado. Junto con estos servicios, la ley puede ser otra herramienta que puede usar para aumentar su seguridad e independencia.

En muchos estados, los agentes de policía pueden ayudarle a obtener una orden de alejamiento (restricción) temporal en la escena del delito. Estas órdenes suelen durar hasta que pueda dictarse una orden de alejamiento permanente.

En general, las órdenes de alejamiento exigen que el maltratador permanezca lejos de usted, de su hogar, de su lugar de trabajo o de su institución académica -para evitar cualquier contacto, ya sea por teléfono, mediante notas, correos electrónicos o por otros medios- y que deje de hacerle daño y amenazarlo. Puede solicitar una orden de alejamiento en cualquier momento. Se puede arrestar a un maltratador por violar una orden de alejamiento, lo cual se considera desacato al tribunal y un delito menor.

Las órdenes de alejamiento están disponibles en todos los estados, pero cada estado tiene sus propias leyes que las rigen. Muchos estados le permiten obtener una orden de alejamiento sin necesidad de que intervenga un abogado. El tribunal también puede dictar una orden de alejamiento a favor de sus hijos y prohibirle al maltratador tener contacto con ellos, con sus médicos, con la guardería o con la escuela.

Tenga la orden de alejamiento con usted en todo momento y guarde una copia en un lugar seguro. Si viaja a otro estado, verifique si la orden de alejamiento es válida en ese estado. Algunos estados hacen cumplir las órdenes de alejamiento dictadas en otros estados; sin embargo, muchos estados no lo hacen.

En su lugar de trabajo, informe a su supervisor y al gerente de recursos humanos sobre su situación. Hable sobre opciones de horarios y otras precauciones de seguridad para mantener su bienestar. Dele una foto reciente de la persona que lo maltrata a su gerente de recursos humanos y, si es posible, pida que le prohíban la entrada al maltratador a su lugar de trabajo. Informe a recursos humanos si hay una orden de alejamiento vigente.

Aunque la orden de alejamiento no prevenga automáticamente que lo maltraten, disuade al maltratador. Las víctimas de maltrato que obtienen una orden de alejamiento permanente tienen menos probabilidades de ser maltratadas física o psicológicamente que aquellas que no obtienen una orden de alejamiento permanente.

Comuníquese con su grupo local contra la violencia doméstica, una sociedad de ayuda legal o un tribunal familiar para obtener ayuda. Visite el sitio web de la Coalición Nacional contra la Violencia Doméstica (National Coalition Against Domestic Violence) en www.ncadv.org/resources/StateCoalitionList.php para encontrar el programa más cercano que ofrezca refugio y asistencia legal. Además, la Línea Nacional Directa contra la Violencia Doméstica (National Domestic Violence Hotline), 1-800-799-SAFE (1-800-799-7233), puede brindarle contactos.

Es posible que el tribunal también le otorgue a usted la custodia temporal de sus hijos, junto con la manutención de los hijos y del cónyuge maltratado, y el uso del hogar y el automóvil además de una orden de alejamiento. Es posible que el tribunal pueda exigirle al agresor que pague sus costos y honorarios legales. Como víctima de un delito, es posible que también sea elegible para recibir apoyo financiero adicional por parte del tribunal.

Muchos estados exigen que los maltratadores asistan a programas de intervención para agresores. Estos programas intentan responsabilizar a los maltratadores por su comportamiento y educarlos acerca de las alternativas saludables al maltrato. Los programas de intervención para agresores informan diversos grados de logros; sin embargo, hasta el momento los estudios no han verificado esos logros. La mayoría de los expertos creen que los programas para agresores son más eficaces cuando el maltratador reconoce que su comportamiento es violento y quiere cambiar.

Maltrato en las relaciones adolescentes

Los adolescentes que maltratan a sus novias o novios hacen las mismas cosas que los adultos que maltratan a sus parejas. La violencia en las relaciones adolescentes es tan seria como la violencia doméstica entre adultos. Y es común.

En la violencia doméstica entre adultos, las mujeres son la víctima con más frecuencia. En el maltrato en las relaciones de adolescentes , tanto los hombres como las mujeres denuncian maltrato casi con igual frecuencia. Pero los hombres tienden a iniciar la violencia con mayor frecuencia y aplican más fuerza física. nota 2

Las relaciones violentas tienen momentos buenos y malos. Parte de la confusión de la violencia en relaciones románticas es que existe amor mezclado con el maltrato. Esto puede hacer que sea difícil saber si en efecto te están maltratando. Si no estás seguro, lee Señales de violencia doméstica .

Tú mereces que tu novio o novia te trate de manera cariñosa y respetuosa todo el tiempo.

Hazte las siguientes preguntas. Tu novio o novia:

  • ¿Tiene antecedentes de relaciones malas o de violencia en el pasado?
  • ¿Siempre culpa a otras personas de sus problemas?
  • ¿Te culpa de "hacerle" tratarte mal?
  • ¿Trata de usar drogas o alcohol para encontrarte a solas cuando tú no quieres estar con él o ella?
  • ¿Trata de controlarte al ser muy mandón, no considerar tu opinión seriamente o tomar todas las decisiones sobre las personas que ves o qué ropa llevas?
  • ¿Habla de personas en una manera sexual o habla sobre las relaciones sexuales como si fueran juegos o competiciones?
  • ¿Te presiona o te fuerza a tener relaciones sexuales sin protección?
  • ¿Te manda textos o te llama constantemente para saber dónde y con quién estás? Tú podrías pensar que es porque se preocupa por ti, pero en realidad quiere controlar tu relación.

Si respondiste sí a una de estas preguntas, es posible que estés en una relación con maltratos. Habla con tus padres o con otro familiar adulto, con un consejero escolar o con un maestro. O puedes obtener ayuda de la Línea Nacional Directa contra la Violencia Doméstica (National Domestic Violence Hotline) al 1-800-799-SAFE (1-800-799-7233) o ir a www.thehotline.org o a la Línea Nacional Directa para Prevenir el Maltrato en Relaciones Románticas entre Adolescentes (National Teen Dating Abuse Hotline) al 1-866-331-9474 (www.loveisrespect.org).

Recuerda, tú no estás solo. Hablar realmente ayuda. Y sin ayuda, la violencia simplemente empeorará.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

Violence Against Women
www.womenshealth.gov/violence/index.cfm
National Domestic Violence Hotline
www.ndvh.org

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Family Violence Prevention Fund (2004). National Consensus Guidelines on Identifying and Responding to Domestic Violence Victimization in Health Care Settings. Available online: http://endabuse.org/programs/healthcare/files/Consensus.pdf.
  2. Roberts TA, Klein J (2003). Intimate partner abuse and high-risk behavior in adolescents. Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, 157(4): 375-380.

Otras obras consultadas

  • Bonomi AE, et al. (2006). Intimate partner violence and women's physical, mental, and social functioning. American Journal of Preventative Medicine, 30(6): 458-466.
  • Bonomi AE, et al. (2007). Intimate partner violence in older women. Gerontologist, 47(1): 34-41.
  • Campbell JC (2007). Prediction of homicide of and by battered women. In JC Campbell, ed., Assessing Dangerousness: Violence by Batterers and Child Abusers, pp. 85-104. New York: Springer.
  • Casteel C, Sadowski L (2010). Intimate partner violence towards women, search date September 2009. Online version of BMJ Clinical Evidence: http://www.clinicalevidence.com.
  • Hilton NZ, Harris GT (2007). Assessing risk of intimate partner violence. In JC Campbell, ed., Assessing Dangerousness: Violence by Batterers and Child Abusers, pp. 105-125. New York: Springer.
  • Sheridan DJ, et al. (2007). Prediction of interpersonal violence: An introduction. In JC Campbell, ed., Assessing Dangerousness: Violence by Batterers and Child Abusers, pp. 1-23. New York: Springer.
  • Thompson RS, et al. (2006). Intimate partner violence: Prevalence, types, and chronicity in adult women. American Journal of Preventative Medicine, 30(6): 447-457.
  • Tolan P, et al. (2006). Family violence. Annual Review of Psychology, 57: 557-83.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Christine R. Maldonado, PhD - Salud de la Conducta

Revisor médico especializado Brigid McCaw, MD, MS, MPH, FACP -

Revisado7 diciembre, 2017