Artículo | Septiembre de 2020

Síntomas persistentes, ausentismo entre los pacientes con COVID-19 después de una hospitalización

Un nuevo estudio de Cigna encontró que más de la mitad de los pacientes tuvieron efectos persistentes del COVID-19 hasta dos meses después

La recuperación luego del COVID-19 no es igual para todos los pacientes y las investigaciones continúan mostrando que el virus puede tener un impacto a largo plazo para muchos. Un nuevo estudio en el que se entrevistaron clientes de planes médicos de Cigna determinó que más de la mitad de los pacientes que fueron hospitalizados por COVID-19 tuvieron síntomas persistentes hasta dos meses después. Entre aquellos que tuvieron síntomas persistentes, uno de cada siete aún no había regresado al trabajo, siendo la fatiga y la dificultad para respirar algunas de las dificultades más comunes.   

“El COVID-19 es un virus nuevo que recién estamos empezando a comprender. Al usar nuestra analítica predictiva sobre el COVID-19, podemos mirar hacia adelante y orientar a los clientes hacia mejores resultados de salud”, dijo Saif Rathore, MD PhD, director de Innovación en Datos y Analítica de Cigna. 

Los administradores de enfermería de Cigna realizaron entrevistas más detalladas a 172 clientes hospitalizados por COVID-19 e identificaron múltiples complicaciones persistentes. Algunas de las dificultades comunes han sido fatiga, dificultad para respirar y pérdida prolongada del gusto y el olfato. Además, los pacientes con COVID-19 experimentaron efectos secundarios menos comunes, como caída del cabello, neuropatía y problemas de coordinación y equilibrio. 

Cigna Medical está usando la analítica sobre el COVID-19 para ayudar a los empleadores a prever y apoyar las dificultades en la fuerza laboral, como mantener la seguridad de los empleados, gestionar el ausentismo y proporcionar apoyo emocional y ayuda para navegar por el sistema de cuidado de la salud. Esto incluye Cigna Healthy Ways to WorkSM, un conjunto de soluciones para ayudar a los empleadores a continuar adelante al abordar las dificultades particulares que surgen debido a la pandemia de COVID-19. Estas perspectivas también se están utilizando para mejorar las interacciones de administración de casos para quienes se recuperan del COVID-19. 

“El COVID-19 no es simplemente un virus respiratorio grave y este estudio enfatiza el cambio sustancial en la salud que experimentan quienes son hospitalizados”, dijo el Dr. Rathore. “Nos hemos comprometido a seguir entendiendo cómo afecta el COVID-19 a nuestros clientes después de que la infección inicial ha seguido su curso."

lingering-COVID-19-symptoms-1-16x9-lg