The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.
¿Qué es el cuidado preventivo?

¿Qué es el cuidado preventivo?

El cuidado preventivo ayuda a detectar o prevenir enfermedades graves y problemas de salud antes de que empeoren. Algunos ejemplos de cuidado preventivo son los chequeos anuales, inmunizaciones y vacunas antigripales, y ciertas pruebas y exámenes médicos. Esto también se conoce como cuidado de rutina.

¿Cuál es la diferencia entre el cuidado preventivo y el cuidado de diagnóstico?

El cuidado de diagnóstico se relaciona con los servicios en los cuales tu proveedor busca algo específico, generalmente basado en los resultados de una prueba preventiva o de un examen médico. Por ejemplo, un radiólogo puede pedir una mamografía de seguimiento para un paciente. Este seguimiento es para revisar algo que se pudo haber detectado durante la mamografía preventiva o de rutina. La mamografía de seguimiento es de diagnóstico y no se cubre como cuidado preventivo.

¿Cuáles son los servicios de cuidado preventivo?

Ejemplos de servicios de salud preventivos y su frecuencia:

  • Chequeo anual (1 por año calendario): Tu Proveedor de cuidado primario (PCP) chequea todas tus áreas de salud, tanto físicas como emocionales. Esto puede ayudar a detectar con tiempo cualquier problema de salud, antes de que empeore.
  • Vacuna antigripal (1 por año): Generalmente, la mayoría de los planes de salud la cubren en un 100% y te ayuda a protegerte de ciertas cepas del virus de la gripe.
  • Mamografía (1 por año calendario, generalmente después de los 40 años): Radiografías de rutina del tejido mamario para controlar cualquier señal de cáncer u otras anomalías. Algunos planes de salud también pueden cubrir los gastos de estudios de imágenes 3D.
  • Colonoscopía (normalmente, 1 cada 10 años después de los 50 años): Pruebas de detección de cáncer de colon.
  • Vacunas (generalmente se aplican durante la niñez e incluyen los refuerzos necesarios): Las vacunas como la del sarampión, paperas, rubéola, polio, y otras se cubren en un 100%.

Los ejemplos de cuidado no preventivo incluyen:

  • Pruebas de diagnóstico y exámenes médicos: Estas no son pruebas y exámenes de rutina. Por ejemplo, si tu radiólogo encuentra algo en tu mamografía y quiere hacer otra, se considera una mamografía de diagnóstico y, normalmente, no se cubrirá como cuidado preventivo.
  • Consultas de cuidado primario adicionales: La mayoría de los planes de salud te cubrirán 1 chequeo anual con tu médico. Otras consultas durante el mismo año calendario posiblemente no se cubrirán como cuidado preventivo. Por ejemplo, digamos que tienes síntomas de gripe y necesitas ver a tu médico, esa no es una consulta de cuidado preventivo cubierta.
  • Consultas a especialistas: Las consultas a especialistas (gastroenterólogo, ortopedista, neurólogo, podólogo, etc.) para tratar un problema en particular no se cubren como cuidado preventivo.
  • Terapias alternativas: Los servicios como quiropráctica, masajes, acupuntura y otros servicios de salud alternativos no se consideran cuidado preventivo.
  • PSA blood test: La prueba de análisis de sangre de antígenos prostáticos específicos (PSA, por sus siglas en inglés) se realiza para diagnosticar el cáncer de próstata. Algunos planes de salud pueden cubrirlo como cuidado preventivo, pero muchos no lo hacen.

¿El cuidado preventivo es gratis?

La ley requiere que la mayoría de los planes cubran servicios de cuidado preventivo elegibles en un 100%. Esto incluye planes de seguro de salud que obtienes de tu empleador así como los que compras por tu cuenta a través del Mercado de Seguros Médicos. Tu médico también debe estar dentro de la red para estar totalmente cubierto.

¿Cuáles son los beneficios del cuidado preventivo?

El propósito del cuidado preventivo es ayudarte a mantenerte lo más saludable posible. Las consultas y pruebas programadas regularmente le permiten a tu médico identificar cualquier problema médico antes de que llegue a ser serio.

Los beneficios del cuidado preventivo incluyen:

  • La mayoría de los cuidados preventivos sin costo para ti como parte de tu cobertura de salud
  • La detección temprana de problemas médicos, enfermedades y patologías ayudan a tu médico a brindar cuidado y tratamiento proactivo
  • El cuidado de rutina puede ayudarte a estar enfocado en tus propios objetivos de salud

¿Cómo sabes qué cuidado preventivo necesitas y cuándo lo necesitas?

Tu proveedor de cuidado primario puede ayudarte a coordinar qué pruebas y vacunas son apropiadas para ti. Pueden considerar el historial familiar, edad, género, estado de salud actual y más.

Ver la lista completa de servicios de cuidado preventivo

Los planes de salud generalmente ofrecen 100% de cobertura en cuidado preventivo y este ofrece muchos beneficios tanto en costos como en salud. Asegúrate de preguntarle a tu médico si tienes alguna duda sobre qué se cubre y qué no, o sobre cuándo debes realizarte ciertas pruebas.

Go. Know. Take Control.®

Esta información es solo para fines educativos y no constituye asesoramiento médico. Consulta siempre con tu médico para los exámenes, tratamientos, pruebas y recomendaciones de cuidado apropiados. Cualquier contenido de terceros es responsabilidad de dicho tercero. Cigna no endosa ni garantiza la exactitud de ningún contenido de terceros y no es responsable de su contenido. El acceso y uso de este contenido es bajo tu propio riesgo.