The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.

Ver nombres de compañías de Cigna

HSA, HRA y FSA

Las cuentas de ahorros pueden ayudarte a ahorrar.

Las HSA, HRA y FSA son tipos de cuentas que puedes usar para pagar determinados gastos de cuidado de la salud para ti y tus dependientes cubiertos.

¿Qué son las HSA, HRA y FSA?

Una cuenta de ahorros para la salud (HSA, por sus siglas en inglés) es una cuenta bancaria que tienes para pagar los gastos de cuidado de la salud elegibles o puedes usarla para ahorrar para la jubilación. Una HSA se ofrece con un plan de salud con un deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés) calificado que comúnmente tiene primas/aportes al plan más bajos y deducibles más altos que un plan de salud tradicional. Si tienes un plan de salud a través de tu empleador, la cuenta se abre a través del proveedor de HSA elegido por tu empleador. Tú, tu empleador y otras personas pueden aportar dinero en tu HSA hasta un determinado límite anual establecido por las pautas del IRS.

Una cuenta de reembolso de salud (HRA, por sus siglas en inglés) es un fondo de dinero en una cuenta que tu empleador posee y a la que aporta. Las HRA solo están disponibles para los empleados que reciben cobertura de cuidado de la salud de un empleador.

Una cuenta de gastos flexibles (FSA, por sus siglas en inglés) es una cuenta de gastos para diferentes clases de gastos elegibles. Hay tres clases de FSA que pueden estar disponibles si eliges tu propio plan individual y familiar, o uno a través de tu empleador.

  • Las FSA para el cuidado de la salud son para gastos médicos elegibles, no cubiertos por tu plan de salud.
  • Las FSA para cuidado de dependientes cubren servicios de atención de dependientes elegibles para dependientes (de 12 años o menos o personas con discapacidades de cualquier edad).
  • Las FSA de fines limitados cubren gastos odontológicos y oftalmológicos elegibles si estás inscrito en un plan de salud con deducible alto y tienes una HSA.

Ver la lista de todos los gastos elegibles

¿Cuál es la diferencia entre HSA, HRA y FSA?

 HRAHSA1FSA para cuidado de la saludFSA para cuidado de dependientesFSA de fines limitados
¿Qué es? Una cuenta establecida y financiada por tu empleador como ayuda para pagar gastos de cuidado de la salud elegibles. Una cuenta de ahorros (compatible con un plan de salud con un deducible alto) que tienes como ayuda para pagar gastos de cuidado de la salud calificados. Una cuenta que puedes usar para pagar gastos de cuidado de la salud elegibles para ti y tus dependientes cubiertos. Una cuenta que puedes usar para pagar servicios para el cuidado de dependientes elegibles para tus dependientes cubiertos menores de 12 años, o dependientes de cualquier edad con alguna discapacidad que no puedan cuidar de sí mismos. Una cuenta que puede reembolsarte los gastos odontológicos y oftalmológicos elegibles cuando te inscribes en un plan de HSA.
¿Quién es elegible? Cualquier persona que forme parte de un plan de salud establecido por su empleador y que incluya una oferta de HRA.2 Cualquier persona inscrita en un plan de salud con un deducible alto (HDHP) calificado.3 Cualquier persona con un plan que incluya FSA. Cualquier persona con dependientes menores de 12 años o con alguna discapacidad de cualquier edad. Cualquier persona con un plan con deducible alto, incluso si ya estás inscrito en una HSA.
¿Quién es el titular de la cuenta? El empleador que estableció el plan.
¿Quién puede aportar? Tu empleador Tú, tu empleador, familia y otros. Tú, tu empleador. Tú, tu empleador. Tú, tu empleador.
¿Hay límites en la cantidad de dinero que se puede incluir? Depende de las reglas de tu empleador. Sí, hay un límite del IRS sobre la cantidad que puedes incluir en ella cada año. Sí, hay un límite del IRS sobre la cantidad que puedes incluir en ella cada año. Sí, hay un límite del IRS sobre la cantidad que puedes incluir en ella cada año. Sí, hay un límite del IRS sobre la cantidad que puedes incluir en ella cada año.
¿El saldo se transferirá al año del plan siguiente? Es posible que tu empleador no lo permita o que limite la cantidad que puedes transferirse. Sí. El dinero permanecerá en tu cuenta hasta que decidas gastarlo. Puedes ahorrarlo y usarlo para la jubilación. Puedes transferir hasta $500 al año del plan siguiente, según tu plan. No. Al final del año del plan, pierdes el dinero restante en tu FSA para cuidado de dependientes. Puedes transferir hasta $500 al año del plan siguiente, según tu plan.
¿Puedo llevar mi cuenta conmigo? ¿Es portátil? No No No No
¿Puedo obtener interés por el dinero en la cuenta? No No No No
¿Puedo usar el dinero para otros fines que los gastos de cuidado de la salud calificados o elegibles? No Sí, cuando cumplas 65 años. Cuando retiras el dinero, este está sujeto a impuestos sobre la renta solamente. Si tienes menos de 65 años, el dinero está sujeto a impuestos sobre la renta y posiblemente también a una multa fiscal. No No No
¿Puedo usar el dinero para pagar las primas de COBRA u otras primas del plan? Sí, si tu empleador te lo permite. Sí, según lo permiten las pautas del IRS. No No No

Preguntas frecuentes sobre la HSA, HRA y FSA

Este documento se proporciona con fines informativos exclusivamente y no pretende sustituir el asesoramiento de un contador o profesional fiscal calificados. Consulta a tu asesor fiscal para obtener asistencia.

¿Cómo utilizo el dinero en la cuenta?

Algunas HSA, HRA y FSA incluyen una tarjeta de débito para que puedas pagar fácilmente desde tu cuenta en el momento del servicio. De lo contrario, puedes reembolsarte a ti mismo desde una FSA4 o entregar el recibo a tu empleador con una HSA.

¿Cuáles son los beneficios?

Todas las cuentas tienen ventajas tributarias,5 lo que significa que las contribuciones no están sujetas a impuestos.6 No obstante, los retiros de la HSA estarán sujetos a impuestos si usas el dinero para otra cosa que no sean gastos médicos calificados.

¿Cuáles son los gastos elegibles para las FSA?

Puedes usar tu HRA, HSA o FSA para cuidado de la salud para reembolsar tus propios gastos médicos o dentales que califican como deducciones del impuesto federal a los ingresos (excedan o no el mínimo del IRS establecido para estas deducciones) según la Sección 213(d) del código tributario.

Ver la lista completa de servicios

1Los planes varían, pero así es como generalmente funciona una HSA. No puedes abrir una HSA si, en adición a estar cubierto por un Plan de salud con deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés) calificado para HSA, también estás cubierto con una Cuenta de gastos flexibles (FSA, por sus siglas en inglés), o una HRA o cualquier otra cobertura de salud que no sea un HDHP. Antes de la inscripción con un proveedor de HSA, debes certificar que te has inscrito o planeas inscribirte en un HDHP, y que no estás cubierto por ninguna otra cobertura de salud que no sea un HDHP. Consulta los documentos del plan, incluida la información específica sobre tu HSA o comunícate con tu empleador para obtener más información sobre qué cubre o no cubre el plan. El proveedor de HSA y/o el administrador/custodio son los únicos responsables de todos los servicios, transacciones y actividades de la HSA. Cigna y tu empleador no son responsables de ningún aspecto de los servicios, administración o funcionamiento de la HSA.

2No puedes inscribirte en esta opción si se considera que eres trabajador independiente (incluso socios y accionistas con más del 2% de una Sociedad Anónima S). Consulta los documentos del plan, incluida la información específica sobre tu HRA o comunícate con tu empleador para más información.

3Un Plan de salud con deducible alto (HDHP) es un plan que generalmente tiene primas/contribuciones al plan más bajos y deducibles más altos que un plan de salud tradicional. No puedes abrir una HSA si, en adición a estar cubierto por un Plan de salud con deducible alto (HDHP, por sus siglas en inglés) calificado para HSA, también estás cubierto con una Cuenta de gastos flexibles (FSA, por sus siglas en inglés), o una HRA o cualquier otra cobertura de salud que no sea un HDHP. Antes de la inscripción con un proveedor de HSA, debes certificar que te has inscrito o planeas inscribirte en un HDHP, y que no estás cubierto por ninguna otra cobertura de salud que no sea un HDHP. Consulta los documentos del plan, incluida la información específica sobre tu HSA o comunícate con tu empleador para obtener más información sobre qué cubre o no cubre el plan. El proveedor de HSA y/o el administrador/custodio son los únicos responsables de todos los servicios, transacciones y actividades de la HSA. Cigna y tu empleador no son responsables de ningún aspecto de los servicios, administración o funcionamiento de la HSA.

4Para resultar elegible para el reembolso, debes estar trabajando, buscando trabajo o estudiando en la escuela. Si tienes cónyuge o pareja, ellos también deben estar trabajando, buscando trabajo o estudiando en la escuela.

5Los aportes a la HSA y las ganancias no están sujetas a impuestos federales ni estatales en la mayoría de los estados. Pocos estados no permiten el tratamiento antes de impuestos de los aportes o las ganancias.

6Algunas ciudades y municipalidades pueden imponer impuestos sobre los ingresos en las FSA. Para obtener información detallada, comunícate con tu departamento de impuestos local.