The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.
Cuidado de urgencia o sala de emergencias

Cuidado de urgencia vs. sala de emergencias

¿Cuál es la diferencia entre ambos?

Es importante saber a dónde ir cuando estás sufriendo una enfermedad o lesión. Veamos la diferencia entre un centro de cuidado de urgencia y una sala de emergencias para ayudarte a elegir el cuidado adecuado.

Si necesitas atención médica inmediata, tu primera idea podría ser ir a la sala de emergencias. Pero si tu condición no es grave o un riesgo para la vida, podrías tener una alternativa menos costosa. Un centro de cuidado de urgencia ofrece cuidado de calidad al igual que una sala de emergencias, pero puede ahorrarte cientos de dólares.

Si te encuentras en una situación que podría poner en riesgo tu vida, ve a la sala de emergencias más cercana o llama al 911.

Centros de cuidados de urgencia

Los centros de cuidados de urgencia atienden situaciones que no son un riesgo para la vida y muchos emplean médicos y enfermeras que tienen acceso a radiografías y laboratorios allí mismo. La mayoría de los centros de cuidados de urgencia atienden hasta tarde y durante los fines de semana y días feriados.

Elegir un centro de cuidados de urgencia en lugar de una sala de emergencias puede ahorrarte tiempo y dinero.

Un centro de cuidados de urgencia puede tratar condiciones como:

  • Dolor de oído e infecciones
  • Cortaduras menores, esguinces y quemaduras
  • Fiebre y síntomas de gripe
  • Tos, resfrío y dolor de garganta
  • Mordeduras de animales
  • Asma leve
  • Infecciones del tracto urinario
  • Dolores de cabeza
  • Dolor en las articulaciones y en la espalda

Salas de emergencias

Las salas de emergencias son para verdaderas emergencias médicas. Pueden tratar un trauma, tomar radiografías, realizar procedimientos quirúrgicos, y tratar otras situaciones riesgosas para la vida. La mayoría de los hospitales tienen una sala de emergencias que está abierta las 24 horas del día, los siete días de las semana.

Una sala de emergencias puede ser la mejor opción si experimentas lo siguiente:

  • Insensibilidad o debilidad repentina
  • Desorientación o dificultad al hablar
  • Pérdida de la coordinación o mareos repentinos
  • Convulsión o pérdida del conocimiento
  • Dificultad para respirar o ataque de asma grave
  • Lesión en la cabeza/traumatismo mayor
  • Visión borrosa o pérdida de la visión
  • Cortaduras o quemaduras graves
  • Infarto, dolor en el pecho o presión en el pecho
  • Sobredosis
  • Hemorragia no controlada
  • Tos o vómitos de sangre
  • Reacciones alérgicas graves

Los planes pueden variar. Incluye servicios elegibles de cuidado preventivo dentro de la red. Es posible que algunos servicios de cuidado preventivo no estén cubiertos, incluso la mayoría de las vacunas para viajar. Consulta los documentos del plan para ver los detalles de la cobertura de tu plan médico en particular.