Artículo | Enero de 2017

Explorando los retos actuales

La próxima era en la reforma del cuidado de salud de los EE. UU. ha comenzado y el Congreso ha dado pasos iniciales para revocar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA). Cigna compartirá actualizaciones periódicas a medida que se desarrolle el proceso, resumiendo qué sabemos y qué no, para ayudar a que te mantengas informado.

Se dan los primeros pasos hacia la revocación

El 12 de enero, el Senado de los EE. UU. dio el primer paso para revocar la ley ACA al aprobar una resolución presupuestaria con una votación de 51-48. Esta resolución presupuestaria indica cómo los republicanos pueden empezar a desarticular la ley ACA. La Cámara de Representantes de los EE. UU. luego aprobó la misma resolución presupuestaria el 13 de enero, mediante una votación de 227-198. La resolución presupuestaria es relevante porque autoriza a la Cámara de Representantes y al Senado a producir leyes, llamado "reconciliación presupuestaria", que permitirán que el Congreso revoque y reemplace algunas partes de la ley ACA.

El proceso de reconciliación presupuestaria

Varios Comités de la Cámara de Representantes y del Senado han recibido instrucciones de presentar leyes de reconciliación presupuestaria para el 27 de enero, lo que incluye algunas disposiciones de revocación y reemplazo de la ley ACA, es decir, podrían revocar las multas del mandato individual y del empleador. Los proyectos de ley de reconciliación reciben consideración especial en el Senado, incluso que solo requieren una mayoría simple de 51 votos para la aprobación. Sin embargo, el proyecto de ley y las enmiendas deben cumplir con las normas que rigen el contenido de un proyecto de ley de reconciliación, por ejemplo, que dichas disposiciones deben tener un impacto presupuestario directo. Por ejemplo, los cambios en las reformas del mercado de seguros, como los cambios en la calificación de edad, podrían no tener un impacto directo en el gasto y podrían no ser admisibles en la ley de reconciliación.

En el 2015, el Congreso republicano aprobó un proyecto de ley de reconciliación presupuestaria (en inglés) para revocar las multas asociadas con los mandatos individuales y de empleadores, revocar los subsidios y costos compartidos disponibles en los Mercados (Intercambios) públicos, revocar todos los impuestos relacionados con la salud y revocar la ampliación de Medicaid, por nombrar algunas políticas, y resultó vetado por el presidente Obama a principios del 2016. Los republicanos podrían utilizar esta legislación como un "manual de estrategias" de lo que incluirán en la reconciliación presupuestaria de este año.

Limitaciones sin una supermayoría en el Senado de los EE. UU.

Actualmente, los republicanos no tienen una mayoría de 60 bancas en el Senado, como tenían los demócratas cuando elaboraron y aprobaron la versión preliminar de la ley ACA. En consecuencia, no tienen la capacidad de ejercer más control sobre la aprobación de cualquier ley e impedir la utilización de tácticas dilatorias (un procedimiento mediante el cual el debate de una propuesta de ley se prolonga y permite que uno o más senadores demoren o impidan totalmente la votación de la propuesta).

La mayoría de las leyes en el Senado requieren 60 votos. Al no tener esa supermayoría, los republicanos dependen del proceso de reconciliación presupuestaria para revocar la ley ACA. Nuevamente, como en este proceso único solo se pueden tener en cuenta ciertas políticas para una votación, los republicanos no pueden usar esta herramienta para revocar la ley en su totalidad ni tampoco pueden usarla para implementar un plan de reemplazo total.

El plazo de transición podría ser de dos o tres años

Al trabajar con estas limitaciones, se espera que el Congreso produzca un proyecto de ley de reconciliación presupuestaria con disposiciones de revocación similares a las del 2015, pero que incluya también varias políticas de "reemplazo", es decir, una política que podría modificar los créditos fiscales de la prima anticipados (subsidios de la prima para comprar cobertura en un Mercado público) para alentar a los más jóvenes a comprar cobertura y ofrecer un nuevo período de transición a determinarse de dos o tres años antes de que entre en vigencia un plan de reemplazo eventual. Se espera que la reconciliación incluya algunas políticas de "reemplazo" que podrían, en parte, contrarrestar el impacto de la anulación del mandato individual, para fomentar la estabilidad del mercado para los consumidores y los planes.

Un panorama cambiante y la ley ACA sigue vigente hasta que haya pautas oficiales en contrario

Hay más preguntas que respuestas sobre qué sucederá en el 2017, 2018, 2019 e incluso en el 2020, mientras los republicanos continúen logrando un consenso en cuanto a preguntas filosóficas y políticas importantes. Probablemente se revele más información en las próximas semanas, cuando la Administración Trump entrante tome las riendas y, posiblemente, intente derribar la ley ACA utilizando facultades ejecutivas y regulatorias.

Mientras tanto, los empleadores, individuos, aseguradoras y otras partes interesadas deben continuar cumpliendo con las normas de la ley ACA a menos y hasta que una dirección formal exima algunas o todas sus responsabilidades.

Mantente informado

Cigna se comunicará a través de actualizaciones, alertas de noticias y reuniones web a medida que evolucione la reforma del cuidado de salud en los EE. UU. No olvides marcar el sitio web de la reforma de Cigna en www.InformedOnReform.com, que incluye la página de El panorama cambiante del cuidado de la salud.

Presentado por Cigna Health Care Reform Consulting and Communications (HCRCC).

Proyecto de ley separado, bipartidario, para revocar el "Impuesto Cadillac"

Entre otras noticias importantes, se han presentado proyectos de ley tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes de los EE. UU. para revocar el impuesto sobre el consumo de bienes específicos del 40% de la cobertura de salud de alto costo patrocinada por el empleador, también conocido como el "Impuesto Cadillac".

El senador Heller (R-NV) y el senador Heinrich (D-NM) presentaron S. 58 y el representante Kelly (R-PA) y el representante Courtney (D-CT) presentaron H.R. 173. Se espera que estos proyectos de ley obtengan apoyo en las próximas semanas y el tema generará un debate significativo a medida que el Congreso de forma al futuro del cuidado de la salud.